¿Por qué hay fruta de tantos colores?

Detrás de los llamativos colores de la fruta hay una lucha encarnizada por la supervivencia

¿Superó la barrera del sonido Baumgartner?

Un gran evento publicitario que merece ser analizado más profundamente

Los helados y el dolor de cabeza

Ahora entenderás por qué te duele la cabeza al comerte rápido un helado

Otras formas de beber

Algunos insectos disponen de sistemas alternativos muy curiosos

Uno de los suicidios más famosos

Detrás de los azucarillos alargados se esconde una gran tragedia

domingo, 11 de diciembre de 2016

¿Por qué flotan los peces cuando se mueren?


Todos nos acordamos de la primera vez que vimos morir nuestro primer pez. Qué llorera. Ese primer pez que solía ser de color naranja y que teníamos atrozmente atrapado en una pecera en forma de esfera hasta que se quedaba sin oxígeno.

Pero... ¿por qué los peces cuando se mueren se quedan flotando? Puede que se hundan temporalmente, pero luego, siempre acaban en la superficie. ¿Por qué sucede esto?

La explicación la encontramos en un órgano imprescindible para los peces: la vejiga natatoria. Es su órgano de flotación. Se trata de una especie de bolsa flexible que se llena de gases cuando el pez quiere nadar por la superficie, lo que provoca que aumente su flotabilidad, o se vacía cuando quiere hundirse. Más o menos de la misma manera que lo hace un submarino.

El pez puede hinchar esta vejiga tragado aire en la superficie, que luego libera si quiere hundirse, o bien algunas especies generan el propio gas por intercambio gaseoso con la sangre.

Al morir el pez suelta todo el aire, lo que provoca que se hunda. Pero cuando empieza la descomposición del pez se generan gases que hinchan de nuevo la vejiga hasta que lo hacen ascender hasta la superficie.


Esta sería la forma natural de morir de un pez. Ahora bien, si eres pescador, y al devolver el pez al agua se queda flotando y muere, esto no lo provoca la descomposición. No le da tiempo. Al estar fuera del agua el pez se ha llenado de aire y al morir, es incapaz de volver a hundirse.

domingo, 4 de diciembre de 2016

Playas sin arena y lamentos


Ya nos habíamos olvidado de lo que era un temporal de otoño en el Mediterráneo. Las tempestades que hemos vivido estas últimas semanas han vuelto de dejar playas, especialmente las valencianas, sin arena. Todo son lamentos cuando queremos pasear por unas playas que ya no son playas, pero a todos nos encanta vivir en la primera línea de costa.
Vamos a recordar primero qué ocurre en una playa natural en la que el hombre no ha intervenido. Cuando viene un temporal, el fuerte oleaje y la marea se llevan la arena de la playa hacia dentro y la línea de costa retrocede. Días después del temporal, de forma totalmente natural, el mar devuelve la arena que se había llevado de forma paulatina.
Cuando en la costa se empieza a acumular cemento y asfalto en forma de paseos y edificios, el ciclo natural se interrumpe. El mar embravecido de otoño engulle la arena y en la prensa aparecen las fotos de los paseos marítimos lindando directamente con las olas sin arena que los separe. Por mucho que se añada arena, como se hace en la mayoría de los casos, el mar volverá cada otoño a llevarse la parte que le pertoca.
Luego llegan los espigones, esas moles de grandes cubos de cemento y piedras diseñadas para proteger la primera línea de mar, pero que detienen por completo el movimiento natural de las arenas de nuestras playas. Eso sí, lo bonito que es pasear aprovechando la puesta de sol, ¿verdad? Son una atrocidad.
No podemos pretender ir en contra de la naturaleza. Si desviamos el curso de un río para construir una calle, a la que lleguen fuertes lluvias el río volverá a su curso natural arrasando todo lo que se encuentre y llegarán los lamentos. Con el mar pasa lo mismo. Ya podemos gastarnos miles de euros rellenando la playa con arena, que cuando llegue el otoño, los billetes se irán con la fuerza de las olas.
-Artículo publicado originalmente en Europea Media-