¿Por qué hay fruta de tantos colores?

Detrás de los llamativos colores de la fruta hay una lucha encarnizada por la supervivencia

¿Superó la barrera del sonido Baumgartner?

Un gran evento publicitario que merece ser analizado más profundamente

Los helados y el dolor de cabeza

Ahora entenderás por qué te duele la cabeza al comerte rápido un helado

Otras formas de beber

Algunos insectos disponen de sistemas alternativos muy curiosos

Uno de los suicidios más famosos

Detrás de los azucarillos alargados se esconde una gran tragedia

domingo, 23 de octubre de 2016

¿Por qué Marte?


A pocos días para acabar su mandato, Barack Obama ha dado esta semana un titular sorprendente con estas palabras: “Le hemos puesto un claro objetivo vital al siguiente capítulo de la historia de los Estados Unidos en el espacio: enviar seres humanos a Marte antes del año 2030 y devolverlos sanos y salvos a la Tierra, con el objetivo principal de que algún día puedan permanecer allí más tiempo”.
¿Por qué Marte y no la Luna? ¿Por qué Marte y no Venus, Júpiter o Saturno? Porque en Marte está la respuesta a una pregunta que se han hecho todas las civilizaciones: ¿hay vida lejos de la Tierra?
Marte es el planeta más cercano a nosotros y en el que hay elementos que podrían favorecer la presencia de la vida. El ingrediente principal sería el agua, pero no podemos olvidar su distancia al Sol y la temperatura en su superficie, que también podrían ser ideales para albergar vida. De las primeras misiones a Marte ya sabemos que antiguamente el planeta tenía agua en su superficie. Sus estrías son una prueba evidente. Si vamos a Marte y buscamos fósiles, pueden pasar dos cosas, y ambas, provocarían una auténtica revolución. 
Si en Marte encontramos fósiles quiere decir que con agua, tiempo y algún elemento que desconocemos, la presencia de vida es posible. De esta manera, en cualquier punto del Sistema Solar o del universo la vida sería posible. Pero si en Marte no hay rastro de fósiles quiere decir que con solo agua y tiempo no es suficiente para que haya vida. En este caso la formación de vida se entendería como algo más complejo y difícil de explicar, que podría suponer que estamos solos en el universo. Por esto es tan importante ir a nuestro planeta vecino. 
Cualquier misión que estudie a fondo Marte sacará una conclusión que cambiará nuestra forma de mirar las estrellas por la noche.

-Artículo publicado originalmente en Europea Media-

domingo, 16 de octubre de 2016

Otra vista de pájaro


Hoy me gustaría invitarte a ver otro tipo de fotografías de aves a las que no estamos acostumbrados. El autor es el fotógrafo Xavi Bou y The guardian acaba de publicar una galería con sus mejores imágenes. 

Como puedes ver en la fotografía superior, la imagen no capta una instantánea, sino una secuencia que el autor ha unido en una sola estampa. Es algo maravilloso y llama la atención la simetría del vuelo de los pájaros. 

Aquí puedes acceder a la galería. 

domingo, 9 de octubre de 2016

Hay que contrastar


A los lectores no se les puede engañar. Nunca. Todos tenemos derecho a equivocarnos alguna vez, cosa que podría inducir en una especie de engaño involuntario. Pero quien maneja la pluma de un periódico, quien lleva la batuta de una redacción de informativos, nunca puede engañar a su audiencia. Si lo hace, quebrantará la confianza que hay depositada en él, cuya cicatriz será difícil de disimular en un futuro.
Así como se marcan las reses con el hierro candente, nuestros jóvenes estudiantes reciben en su primer curso de periodismo un consejo que no olvidarán en toda su carrera profesional: la información se tiene que contrastar. Hay que corroborar que todo lo que se está contando es cierto. Tristemente el mundo que se van a encontrar cuando aterricen en una redacción es muy distinto al que se imaginan, y el mero acto de contrastar puede convertirse en una pesadilla con nombre y apellidos: línea editorial.
¿Y en nuestra vida real? ¿Contrastamos las informaciones que nos llegan? La realidad es que no. Muchos de los bulos que circulan por Internet los hemos convertido en parte de nuestras vidas y los damos por válidos. Esto no es algo nuevo. Nuestros antepasados pensaban que la Tierra era plana y que el que era capaz de predecir un eclipse era porque se dedicaba a la brujería.
Hace pocos días cambiamos de estación. Se fue el verano y llegó el otoño. Es lo que se denomina equinoccio de otoño. A todos nos enseñaron en el colegio que este día tenemos el mismo número de horas de luz que de oscuridad. ¿Y si ahora os digo que esto no es cierto? Antes de que empecéis a buscar en Google, os doy la respuesta. El día 22 fue el equinoccio de otoño. Pero el día 25 en la Península Ibérica, y el día 26 en las Islas Canarias, fue exactamente cuando tuvo lugar el equilux, jornada en la que el día y la noche duran exactamente lo mismo.
No hay que volverse locos. Solo contrastar.