domingo, 17 de julio de 2016

¿Por qué se arrugan los dedos cuando nos bañamos?


Quizá nunca te has parado a pensar en algo curioso que ocurre cuando llevamos mucho rato metidos en el agua. Que los dedos de las manos se arrugan, es evidente. Pero no lo es tanto cuando nos damos cuenta de que ninguna otra parte del cuerpo lo hace, exceptuando los dedos de los pies. ¿Por qué ocurre esto?

Un estudio publicado el 10 enero de 2013, y que puedes leer en este link, nos saca de dudas. Es una estrategia de nuestros antepasados, es decir, una herencia genética. ¿Para qué sirve? Mira la siguiente fotografía y podrás sacar algunas conclusiones.



Efectivamente, los surcos y las cavidades que se forman en los dedos de las manos son para drenar el agua y permitir un mejor agarre de objetos o a superficies, de la misma manera que lo hace un neumático para agarrarse mejor al asfalto mojado a través de sus estrías.

También sucede en los dedos de los pies ya que es otra parte de nuestro cuerpo que está en contacto con otras superficies al estar bajo el agua, como por ejemplo, al andar. El resto del cuerpo no necesita arrugarse ya que no entra en contacto con otras superficies.


Es evidente que dentro de muchas generaciones el ser humano perderá esta característica tan curiosa ya que no nos es necesaria. Los dedos serán cada vez menos musculosos y más hábiles, algo que ya se observa en la que llamamos "la generación del pulgar", adicta a los móviles y a los videojuegos.  

0 comentarios:

Publicar un comentario