¿Por qué hay fruta de tantos colores?

Detrás de los llamativos colores de la fruta hay una lucha encarnizada por la supervivencia

¿Superó la barrera del sonido Baumgartner?

Un gran evento publicitario que merece ser analizado más profundamente

Los helados y el dolor de cabeza

Ahora entenderás por qué te duele la cabeza al comerte rápido un helado

Otras formas de beber

Algunos insectos disponen de sistemas alternativos muy curiosos

Uno de los suicidios más famosos

Detrás de los azucarillos alargados se esconde una gran tragedia

domingo, 29 de mayo de 2016

Evitar heladas a golpe de fuego



La agricultura no suele tolerar las heladas. Durante los meses más fríos del año, los dueños de las fincas se las tienen que ingeniar para evitar daños en sus cosechas. Uno de los métodos más conocidos es el de regar antes de anochecer para que el propio hielo actúe a modo de abrigo e impida que la temperatura en su interior baje de los 0ºC. Adjunto una bonita fotografía de Fernando Galindo de los campos de Cieza (Murcia).



Hace una semanas nos llegaron unas impresionantes fotografías de los viñedos franceses. Este año el frío ha llegado muy tarde y en Europa ha coincidido con el momento de la aparición de los brotes de las vides. ¿Qué han hecho los franceses? Unos se han dedicado a regar, tal y como hemos visto aquí en España muchas veces. Pero otros no.



Aquí vemos lo que han hecho. Han colocado pequeñas hogueras a lo largo de todos los campos. El fuego provoca un aumento térmico nocturno, pero a su vez, provoca que se generen corrientes de aire. El aire en movimiento tiene más dificultad para enfriarse. Una buena prueba de ello la tenemos en el Valle del Ebro. Cuando todo el interior de España está bajo cero, si sopla el Cierzo, el valle no baja de los 0ºC.




Preciosas las fotografías que ha subido a las redes sociales Aurélien Ibanez, de Chablis (Francia), la noche del 27 de abril de este año 2016.  

domingo, 22 de mayo de 2016

Pirocúmulos, las nubes del fuego


La semana pasada ardió un cementerio de neumáticos en la localidad toledana de Seseña. Esta semana ha entrado de nuevo en erupción el volcán Etna en la isla italiana de Sicilia. ¿Qué tienen en común estos dos acontecimientos, a parte del fuego y del humo? Los dos han provocado pirocúmulos.

Antes de contar qué es y cómo se forma un pirocúmulo, vamos a estudiar primero la palabra. El prefijo "piro-" se usa en la formación de palabras con el significado de fuego. Y "cúmulo" hace referencia a la disposición que adquiere un tipo de nube.

¿Qué es un pirocúmulo? Se trata de una nube que se forma gracias al calor que produce el fuego, tanto de un incendio, de un volcán o de cualquier otro foco de calor como una chimenea de grandes dimensiones.



¿Cómo se forma? Básicamente se forma por el mismo principio que las tormentas en verano. A nivel de superficie tiene que haber un foco de calor de grandes dimensiones. El aire cálido es menos denso que el frío y asciende a gran velocidad, junto al resto de partículas que se desprenden de un incendio o de un volcán. Pero llega un momento en el que ha ascendido tanto que toda esta masa de aire se encuentra con otra mucho más fría, provocando la condensación del vapor de agua que está ahí presente. En este momento se forma una nube en la parte superior a la columna de humo.




Este tipo de nube tiene forma es cumuliforme, es decir, tiene forma de coliflor, como las tormentas de verano, pero raramente deja lluvia. Eso sí, en el caso de los volcanes, por el hecho de estar a más altitud y ser un foco de calor mucho más intenso, puede llegar a provocar descargas eléctricas.  

domingo, 15 de mayo de 2016

¿Por qué las nubes son blancas?


La naturaleza que nos rodea es todo un misterio. Solemos dar por entendidas muchas de las cosas que la componen, como por ejemplo de dónde sale el agua que baja por los ríos o por qué las plantas son verdes. Más de uno ha utilizado esta sabiduría para ligar. Todo perfecto, hasta que llega la inocencia de un niño y te pregunta: ¿Por qué las nubes son blancas? Tu mundo se desvanece.

Si las nubes están formadas por minúsculas gotitas de agua en suspensión, y el agua es transparente... ¿no deberíamos ver las nubes de color azul? ¿Y por qué algunas nubes son más oscuras? Vamos a dar una respuesta sencilla a estas dos preguntas.

Antes de nada toca recordar que las nubes no están formadas por vapor de agua. El vapor de agua es transparente, y ahora mismo te rodea y no lo ves. Las nubes están compuestas por minúsculas gotas suspendidas en grupo en el aire.

Cuando la luz del sol incide en cada gota de agua de la nube, los rayos sufren desviaciones. Cada longitud de onda de la luz visible, es decir, cada color, se desvía con un ángulo distinto. Pero lo más importante de esto es que toda la luz que llega del sol, sale completamente toda de la gota de agua, aunque está repartida. No se pierde nada en el camino. Eso quiere decir que si la luz del sol es blanca, el resultante de toda la luz que sale de la gota también será blanco. Si sumamos toda la luz que sale de todas la gotas que forman una nube, el resultante será el color blanco.

¿Qué ocurre con las nubes más oscuras? Normalmente la base de las nubes más grandes no es blanca. Básicamente es así porque ahí no puede llegar la luz del sol ya que la tapa el resto de la nube. Otras veces vemos nubes pequeñas que son oscuras porque tienen otra capa de nubes por encima que le tapan la luz. Así de sencillo.  

domingo, 1 de mayo de 2016

¿Qué estaban haciendo los muertos por un rayo?



Tras las tardes tormentosas de los últimos días hoy me gustaría repasar una curiosa, pero a la vez divulgativa, estadística sobre muertes por impacto de rayos. La realizó la NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica) y tuvo en cuenta los datos registrados en EE.UU. entre los años 2006 y 2013.

Vamos a ver tres de sus resultados. A continuación, adjunto los gráficos correspondientes.

La primera gráfica nos indica en qué época del año falleció cada uno de los 261 casos registrados. Julio gana con una gran diferencia. 



En la segunda, qué tipo de actividad estaba realizando. La gran mayoría estaba realizando actividades de ocio, pero también una parte importante estaba realizando actividades rutinarias y trabajando. Sí, ¡trabajando! 



Y la última, según el género, vemos que fallecieron más hombres que mujeres.





Así que si eres hombre y en pleno mes de julio te pones a realizar actividades de ocio al aire libre, tienes más posibilidades que el resto de que te parta un rayo.