domingo, 24 de abril de 2016

Los remolinos del diablo


Cada día falta menos para que llegue el verano a España, y con él, las altas temperaturas. Una ocasión ideal para poder observar tolvaneras. ¿Qué es una tolvanera? ¿Y un diablo de fuego?

Vamos a definir primero qué es una tolvanera. Si alguna vez has viajado por la Mancha en agosto, seguro que has visto alguna. Son unos remolinos de polvo que se levantan en medio de la nada. No los podemos llamar tornados porque no se descuelgan de ninguna nube. En EE.UU. los llaman dust devils, que en castellano sería diablos de polvo.



Para que se forme una tolvanera necesitamos unos cuantos requisitos:

-Días muy calurosos
-Terreno muy seco
-Gran diferencia de temperatura entre la superficie de la tierra y unas decenas de metros más arriba
-Ausencia de viento

Estas son las condiciones que se suelen dar en el interior de nuestra geografía en verano. En mis últimas vacaciones, conté doce en mi trayecto de Madrid a Albacete.

En realidad, lo que estamos observando es una columna de aire que se eleva porque el aire cálido es menos denso que el frío y que se enrolla como un remolino debido al efecto de Coriolis.


Cuando hay incendios se dan las mismas condiciones, así que no es raro ver lo mismo, pero en lugar de polvo, con fuego.  

0 comentarios:

Publicar un comentario