¿Por qué hay fruta de tantos colores?

Detrás de los llamativos colores de la fruta hay una lucha encarnizada por la supervivencia

¿Superó la barrera del sonido Baumgartner?

Un gran evento publicitario que merece ser analizado más profundamente

Los helados y el dolor de cabeza

Ahora entenderás por qué te duele la cabeza al comerte rápido un helado

Otras formas de beber

Algunos insectos disponen de sistemas alternativos muy curiosos

Uno de los suicidios más famosos

Detrás de los azucarillos alargados se esconde una gran tragedia

domingo, 24 de abril de 2016

Los remolinos del diablo


Cada día falta menos para que llegue el verano a España, y con él, las altas temperaturas. Una ocasión ideal para poder observar tolvaneras. ¿Qué es una tolvanera? ¿Y un diablo de fuego?

Vamos a definir primero qué es una tolvanera. Si alguna vez has viajado por la Mancha en agosto, seguro que has visto alguna. Son unos remolinos de polvo que se levantan en medio de la nada. No los podemos llamar tornados porque no se descuelgan de ninguna nube. En EE.UU. los llaman dust devils, que en castellano sería diablos de polvo.



Para que se forme una tolvanera necesitamos unos cuantos requisitos:

-Días muy calurosos
-Terreno muy seco
-Gran diferencia de temperatura entre la superficie de la tierra y unas decenas de metros más arriba
-Ausencia de viento

Estas son las condiciones que se suelen dar en el interior de nuestra geografía en verano. En mis últimas vacaciones, conté doce en mi trayecto de Madrid a Albacete.

En realidad, lo que estamos observando es una columna de aire que se eleva porque el aire cálido es menos denso que el frío y que se enrolla como un remolino debido al efecto de Coriolis.


Cuando hay incendios se dan las mismas condiciones, así que no es raro ver lo mismo, pero en lugar de polvo, con fuego.  

domingo, 17 de abril de 2016

No busques el arcoíris al mediodía


Es uno de los espectáculos más bonitos del cielo. El arcoíris aparece cuando se produce esa mezcla mágica de sol y lluvia al mismo tiempo. En primavera lo podemos disfrutar muchas veces ya que es época de chubascos y chaparrones que suelen durar poco y dejan aparecer el sol rápidamente.

Hay una peculiaridad del arcoíris que pocos se imaginan. No puede verse durante las horas centrales del día cuando el sol está en lo más alto. ¿Por qué?

Para poder ver el arcoíris es necesario que la luz del sol incida con un ángulo de 42 grados sobre las gotitas de lluvia desde nuestro punto de vista, tal y como podemos ver en la siguiente imagen.




Si el sol se eleva más de 42 grados a nuestra espalda, dejaremos de observarlo. En el siguiente esquema puedes hacerte una idea de lo que sucede. Si el sol sigue ascendiendo, el arcoíris estará cada vez más bajo hasta que desaparezca virtualmente bajo tierra.



En realidad, el arcoíris es una circunferencia perfecta, pero parte de ella siempre queda oculta a nuestros ojos.

Si ves que llueve y sale el sol, pero el arcoíris no aparece, tendrás que esperarte a que el sol esté más bajo para que aparezca. 

Por cierto, y para terminar, la palabra "arcoíris" se puede escribir, según la Real Academia de la Lengua, junta o separada. Es decir, "arco iris" o "arcoíris".