domingo, 20 de marzo de 2016

La huella hídrica de las bebidas



La huella hídrica es la cantidad de agua que se necesita para producir un bien o un servicio. Se suele utilizar especialmente para los alimentos, y en particular, para la carne, debido al volumen descomunal de agua que se requiere. Por ejemplo, para hacer un filete de ternera de 300 gramos son necesarios 4.500 litros de agua. En estos 4.500 litros está incluida el agua que bebe la res, la que se necesita para producir su comida o incluso el agua que requiere la maquinaria de la granja.

Con las bebidas podemos hacer exactamente el mismo cálculo. Según www.waterfootprint.org estos son los datos referentes a la huella hídrica de tres de nuestras bebidas más típicas.

Para producir un litro de cerveza se necesitan 296 litros de agua.
Para producir un litro de vino se necesitan 872 litros de agua.
Para producir un litro de leche se necesitan 1.020 litros de agua.

¿No te parece muchísimo? Pues es la realidad.


Este es uno de los muchos motivos por los que se recomienda un consumo más racional de la carne. Y desde este punto de vista, beber cerveza no está tan mal, ¿no?

0 comentarios:

Publicar un comentario