domingo, 28 de febrero de 2016

¿La Luna afecta a la lluvia? Sí


Hasta ahora sabemos que la Luna tiene una gran influencia en la Tierra. Las mareas son el mejor ejemplo. ¿Qué pasa con la atmósfera? ¿No se ve afectada por la Luna?

En cierta manera, sí. Según un reciente estudio de la Universidad de Washington, la Luna provoca pequeñas oscilaciones en la atmósfera tal y como pasa con los grandes océanos. Tener más o menos cantidad de atmósfera sobre nuestras cabezas tiene implicaciones.

El estudio indica que aquellas zonas de la Tierra que están más cerca de la Luna, por el efecto de atracción, acaban teniendo mayor grosor de atmósfera. Como la atmósfera es más gruesa, pesa más y aumenta la presión. Esto nos recuerda a los anticiclones, que tienen bastante presión. Cuando la presión aumenta, también lo hace la temperatura de cada una de las parcelitas en las que se divide el aire. Y un aire más cálido puede soportar mayor cantidad de agua. Eso quiere decir que precipitará menos.

Es básico entender que el aire más cálido tiene más capacidad de contener agua. Piensa en la ducha. Cuando sales de ella en verano, apenas aparece la típica niebla. En invierno no vemos nada porque el aire tan frío no puede contener tanta agua y la suelta en forma de pequeñas y minúsculas gotitas que acaban formando la niebla. ¡Ojo! Eso que se forma en el baño no es vapor. El vapor es transparente, no se ve.


¿Cómo influye, según el estudio, la Luna? Estiman que puede llegar a reducir la precipitación en un 1% respecto a lo normal. Parece poco, pero no lo es. Este texto, por ejemplo, lleva hasta aquí 1615 caracteres. Imagínate que nos quedáramos con 16 letras menos. Se notaría, ¿verdad? Pues tan solo es un 1%.  

0 comentarios:

Publicar un comentario