¿Por qué hay fruta de tantos colores?

Detrás de los llamativos colores de la fruta hay una lucha encarnizada por la supervivencia

¿Superó la barrera del sonido Baumgartner?

Un gran evento publicitario que merece ser analizado más profundamente

Los helados y el dolor de cabeza

Ahora entenderás por qué te duele la cabeza al comerte rápido un helado

Otras formas de beber

Algunos insectos disponen de sistemas alternativos muy curiosos

Uno de los suicidios más famosos

Detrás de los azucarillos alargados se esconde una gran tragedia

domingo, 28 de febrero de 2016

¿La Luna afecta a la lluvia? Sí


Hasta ahora sabemos que la Luna tiene una gran influencia en la Tierra. Las mareas son el mejor ejemplo. ¿Qué pasa con la atmósfera? ¿No se ve afectada por la Luna?

En cierta manera, sí. Según un reciente estudio de la Universidad de Washington, la Luna provoca pequeñas oscilaciones en la atmósfera tal y como pasa con los grandes océanos. Tener más o menos cantidad de atmósfera sobre nuestras cabezas tiene implicaciones.

El estudio indica que aquellas zonas de la Tierra que están más cerca de la Luna, por el efecto de atracción, acaban teniendo mayor grosor de atmósfera. Como la atmósfera es más gruesa, pesa más y aumenta la presión. Esto nos recuerda a los anticiclones, que tienen bastante presión. Cuando la presión aumenta, también lo hace la temperatura de cada una de las parcelitas en las que se divide el aire. Y un aire más cálido puede soportar mayor cantidad de agua. Eso quiere decir que precipitará menos.

Es básico entender que el aire más cálido tiene más capacidad de contener agua. Piensa en la ducha. Cuando sales de ella en verano, apenas aparece la típica niebla. En invierno no vemos nada porque el aire tan frío no puede contener tanta agua y la suelta en forma de pequeñas y minúsculas gotitas que acaban formando la niebla. ¡Ojo! Eso que se forma en el baño no es vapor. El vapor es transparente, no se ve.


¿Cómo influye, según el estudio, la Luna? Estiman que puede llegar a reducir la precipitación en un 1% respecto a lo normal. Parece poco, pero no lo es. Este texto, por ejemplo, lleva hasta aquí 1615 caracteres. Imagínate que nos quedáramos con 16 letras menos. Se notaría, ¿verdad? Pues tan solo es un 1%.  

domingo, 7 de febrero de 2016

Un viaje en avión de lo más peculiar


A partir del 1 de junio de este 2016 United Airlines estrena una nueva ruta: San Francisco - Singapur. Podría tratarse de un ruta más, pero cuando vemos las horas de salida y de llegada a ambos destinos la cosa ya cambia. Para este trayecto se utilizará el moderno Boeing 787-9 Dreamliner y se va a convertir en la ruta más larga de una aerolínea estadounidense.

Vamos a ver los horarios de este vuelo. Todas las horas son locales y las ha avanzado la propia compañía aérea.

Ida:
Salida de San Francisco: 23:25h
Llegada a Singapur: 6:45h (2 días después)
Duración del vuelo: 16h 20min (aproximadamente)

Vuelta:
Salida de Singapur: 8:45h
Llegada a San Francisco: 9:15h (el mismo día)
Duración del vuelo: 15h 30min (aproximadamente)



Los pasajeros se van a volver locos a la hora de poner en hora sus relojes. Y no solo por la hora, sino también por el día. El vuelo de ida llega ¡2 días después! El de vuelta, el mismo día... ¡30 min después! ¿Cómo es posible?

El motivo es el sentido del vuelo. Si volamos de oeste a este nos estamos moviendo en el mismo sentido que la rotación de la Tierra. Además, a una velocidad parecida. Por eso el vuelo de vuelta dura "solo" 30 minutos, porque apenas cambiamos de zona horaria.

Pero si volamos de este a oeste, volamos en sentido contrario al de la rotación de nuestro planeta. Los husos horarios los cruzamos a una velocidad impensable. Por este motivo llegaremos al destino dos días después.

El jet lag, en ambos desplazamientos, será brutal.