sábado, 9 de enero de 2016

El espectro de Brocken


Hoy no vamos a hablar ni de fantasmas ni de fenómenos paranormales. La foto que aparece en la cabecera podría hacértelo pensar, pero no es así. Hoy me gustaría recordar uno de los fenómenos más bonitos y a la vez sorprendentes que podemos encontrarnos si la meteorología nos es favorable. En la imagen superior podemos ver un espectro de Brocken. Se trata de la sombra del fotógrafo proyectada en la niebla, rodeada a su vez por una especie de arcoíris que se denomina gloria.

¿Qué necesitamos para poderlo ver? Estar en un sitio elevado, dejar el sol a nuestra espalda, disfrutar de cielo despejado pero de frente necesitamos niebla o bien algún tipo de nube baja o estrato.

¿Por qué se produce? La parte de la sombra es sencilla. Como tenemos el sol detrás, nuestro cuerpo provocará una sombra. La niebla hará de pantalla y veremos nuestra sombra proyectada.

¿Cómo se forma el pequeño arcoíris o gloria? Técnicamente no lo podemos llamar arcoíris porque un arcoíris es mucho mayor y tiene un ángulo distinto. Pero su formación es parecida. Los rayos del sol impactan contra las gotitas de agua de la niebla, sufriendo un proceso de difracción y dispersión, como pudimos ver hace unos años en este post. Luego estos rayos dispersados en forma de colores vuelven hasta el observador.

Lo más sorprendente es que el espectro de Brocken solo puede observarlo el fotógrafo. Alguien que esté al lado situado a unos metros verá su propio espectro. Es fantástico, ¿verdad?

Como no todos subimos a las montañas, y cuando lo hacemos, no solemos tener la ocasión de que se nos presente un cielo así, azul, pero con niebla delante, podemos ver este fenómeno desde otro sitio: un avión. Fíjate en la siguiente imagen. Solo hay que estar atentos, buscar la sombra del avión en las nubes o la niebla, y ¡tachán!




Así lo hemos contado esta semana en 13tv:


0 comentarios:

Publicar un comentario