¿Por qué hay fruta de tantos colores?

Detrás de los llamativos colores de la fruta hay una lucha encarnizada por la supervivencia

¿Superó la barrera del sonido Baumgartner?

Un gran evento publicitario que merece ser analizado más profundamente

Los helados y el dolor de cabeza

Ahora entenderás por qué te duele la cabeza al comerte rápido un helado

Otras formas de beber

Algunos insectos disponen de sistemas alternativos muy curiosos

Uno de los suicidios más famosos

Detrás de los azucarillos alargados se esconde una gran tragedia

domingo, 13 de diciembre de 2015

¿Marte con anillos? Podría ser


En el último post vimos cómo la Luna se está alejando de la Tierra. Nos dará mucha tristeza verla tan lejos. Bueno, nosotros no la veremos tan lejos, pero quien esté aquí, si queda alguien, sí la verá así. Que la Luna se aleje de la Tierra tendrá algunas consecuencias, como la variación de la duración del día. ¿Qué pasaría si fuera todo lo contrario? ¿Y si la Luna se acercara? Es lo que le va a pasar a Marte con su satélite Fobos.

Fobos no es un satélite tan redondo y duro como la Luna. Se está acercando a la superficie de Marte a razón de 2 centímetros cada año. Esto es mucho teniendo en cuenta que se encuentra a solo 6.000 kilómetros de Marte. Nuestra luna está a 384.000 kilómetros de la Tierra.

Fobos, el satélite de Marte


El dilema está en saber qué va a ocurrir cuando el satélite Fobos esté muy cerca de Marte. Podría ir desintegrándose dada su debilidad, o bien resistir hasta producir un gran impacto. En ambas opciones, el resultado sería el desprendimiento de una gran cantidad de rocas, piedras y polvo que seguirían atrapados en la gravedad de Marte. ¿Cómo? En forma de anillo, tal y como los tiene Saturno.

Saturno visto desde el espacio



¿Cuándo sucederá esto? Un estudio de la Universidad de Berkeley (EE.UU.) considera que pasará de aquí a 20 o 40 millones de años. Para nosotros es mucho, pero geológicamente no es nada.

sábado, 5 de diciembre de 2015

Adiós a la Luna


Nada de lo que hay en el mundo es para toda la vida. Ni en la Tierra, ni en el cielo. Hoy vamos a hablar, tras mucho tiempo sin hacerlo, de nuestro satélite, porque la distancia que nos separa de él no es ni mucho menos constante.

En la danza gravitatoria a la que juegan la Tierra y la Luna hay elementos que juegan en nuestra contra. La fuerza que ejerce la Luna provoca las mareas. Estas mareas producen un rozamiento entre sus aguas y la superficie de nuestro planeta, responsable de que la rotación de la Tierra se vaya frenando lentamente. Y si la Tierra se frena, para mantener el momento angular, la Luna se acelera forzosamente y se ve obligada a alejarse.

Con los datos que tenemos actualmente, sabemos que la Luna se aleja a razón de 3,8 centímetros cada año. Parecerá una tontería, pero si van pasando los años, los centímetros se convierten en metros, y los metros, en kilómetros.

¿Cómo podemos saber de forma tan exacta esta distancia? Gracias a las misiones que han llegado a la Luna y han dejado placas reflectoras. Apuntando con un láser hacia ellas, tras su rebote podemos saber la distancia hasta el milímetro.

Esto implica algunas cosas curiosas. Nosotros no lo veremos, pero dentro de unos cuantos millones de años, si sigue viviendo alguien aquí, no se podrán ver eclipses totales de Sol. La Luna estará demasiado lejos para taparlo totalmente. Se estima que esto pasará dentro de unos 420 millones de años.


¿Qué pasará cuando la Luna esté tan lejos? ¿Seguiremos diciendo que los que se quedan ausentes unos segundos están en la Luna?