¿Por qué hay fruta de tantos colores?

Detrás de los llamativos colores de la fruta hay una lucha encarnizada por la supervivencia

¿Superó la barrera del sonido Baumgartner?

Un gran evento publicitario que merece ser analizado más profundamente

Los helados y el dolor de cabeza

Ahora entenderás por qué te duele la cabeza al comerte rápido un helado

Otras formas de beber

Algunos insectos disponen de sistemas alternativos muy curiosos

Uno de los suicidios más famosos

Detrás de los azucarillos alargados se esconde una gran tragedia

sábado, 28 de noviembre de 2015

La teoría de la relatividad en la práctica


El pasado día 25 de noviembre se cumplieron 100 años de la presentación en Berlín de la Teoría de la Relatividad. Y su autor, ya lo conoces: Albert Einstein. Un gran científico, o quizá el mejor de todos. Por cierto, también el más retratado en blanco y negro. ¡La de fotos que hay!

La Teoría de la Relatividad es muy difícil de explicar ya que es muy compleja. Así que hoy vamos a hacer algo sencillo: ver un caso práctico en el que se cumplen sus predicciones.

Primero tenemos que hablar de dos de las conclusiones de su teoría:

1-"El tiempo transcurre más lento cuanto mayor es la velocidad de desplazamiento".
2-"El tiempo transcurre más deprisa a menor atracción del campo gravitatorio".

Vamos a ver un ejemplo: el caso de los satélites de la red GPS. Cada uno de los 24 satélites que conforman el sistema se mueve a una velocidad altísima: 14.000 km/h. Según la primera conclusión, el tiempo del reloj que hay a bordo del satélite se tendría que retrasar respecto los relojes de la Tierra. Además, como están situados a unos 20.200 km de altitud, están sometidos a un menor campo gravitatorio. Según la segunda conclusión, su reloj se tiene que adelantar respecto a los que tenemos en la superficie.

¿Sucede esto realmente? Sí. Por ir a tanta velocidad, el reloj atómico que llevan los satélites se retrasa 7 millonésimas de segundo al día. Y por estar a menor gravedad, se adelantan 46 millonésimas de segundo. El resultado: cada día un satélite de la red de GPS se adelanta 39 millonésimas de segundo respecto a los relojes de la Tierra. Esto demuestra que la teoría de la relatividad es correcta.


¿Qué se hace para solucionar esto? Retrasar a propósito los relojes de los satélites de la red GPS. Si no se hiciera, darían errores diarios de localización de hasta 11 km, y esto precisamente no es lo que queremos.       

sábado, 21 de noviembre de 2015

¿Son normales estas temperaturas?


Cuando estamos en un ascensor o para romper el hielo en una situación incómoda, hablar de la temperatura siempre nos sacará de un apuro. Recurrir al tiempo siempre es bueno, pero se tiene que hablar con propiedad. Muchos son los que dicen que antes hacía más frío o que en noviembre siempre hay veranillos.

¿Cómo podemos saber si las temperaturas que tenemos son normales? Está claro que la respuesta está en las temperaturas medias que podemos encontrar en las anotaciones de las estaciones meteorológicas oficiales. Pero hay unos mapas muy visuales que en semanas como esta nos pueden ayudar.

Son mapas de anomalía térmica. Nos indican, gracias a sus colores, la diferencia entre la temperatura prevista y la que suele haber en esos momentos de media. Un mapa azul nos indicará temperaturas más bajas de lo normal, y uno rojo, más altas.

Como podemos ver, vienen por delante días más fríos de lo normal.

Aquí puedes encontrar estos mapas. 


domingo, 15 de noviembre de 2015

Veranillos por el mundo


El veranillo de San Martín de este año está siendo uno de los más largos que recordamos últimamente. Los veranillos, para recordarlo, son esos periodos de tiempo estable que solemos tener de vez en cuando en otoño y que nos dejan temperaturas altas al mediodía y cielos despejados.

Los veranillos no son cosa solo de nuestro país. En otros lugares del mundo, y en otras lenguas, también se hace referencia a estas etapas anticiclónicas. Hoy voy a repasar cómo se llama el veranillo en otros idiomas.

El que nos queda más cercano es el estiuet, utilizado en Catalunya y en algunas zonas de la Comunidad Valenciana e Islas Baleares. El veranico se utiliza en América del Sur, sobre todo en Argentina, Brasil y Uruguay.

Pero en otras zonas del mundo el nombre ya se complica. Vamos a ver los dos más famosos.

Empezamos por Estados Unidos. Nuestro veranillo para ellos es su indian summer. Hace referencia a los antiguos indígenas americanos, los indios. Solían vivir en áreas con temperaturas muy altas. Este es el motivo por el cual lo denominan indian summer.

En alemán, la palabra, como podíamos suponer, se complica aún más. El término que utilizan en Alemania, Austria o Suiza, es Altweibersommer. La traducción literal sería algo como "el verano de la vieja dama". ¿De dónde viene esta denominación? Podría estar relacionado con las prendas que llevaban las mujeres mayores antiguamente, algunas de ellas tejidas con unos patrones que recordaban a las telarañas. ¿Y cuándo se ven arañas tejiendo? Cuando viene el tiempo soleado y caluroso y no tiene pinta de llover en breve.


Se llame como se llame, los veranillos son totalmente normales en otoño. La transición del caluroso verano al frío invierno no suele ser brusca, colándose días de veranillo entremedias.

domingo, 8 de noviembre de 2015

¿Por qué los seres vivos paran de crecer a una cierta edad?


Es una pregunta que seguramente nunca te habrás hecho, pero ahora que saco el tema... ¿verdad que es intrigante? Imagínate por un momento que todos los seres vivos creciéramos de forma indefinida durante toda la vida. Aparte de no caber en el planeta, plantearía cuestiones más serias como quién acabaría ganando el terreno, ¿el ser humano o las plantas? Por si alguna vez tu hijo te hace la pregunta, vamos a ver algunas pistas que nos ayudarán a contestarla.

Tanto las plantas como los animales detenemos nuestro crecimiento por una cuestión hormonal y de genética. Si nuestros padres fueron altos, nosotros también lo seremos si mantenemos unos hábitos alimentarios parecidos. Pero... ¿por qué se frena el crecimiento? Para sobrevivir.

Desde el punto de vista de la evolución, el ser humano tiene como objetivo la reproducción. Por esta razón nuestros genes están programados para hacer crecer nuestro cuerpo y desarrollarlo hasta el punto en el que se pueda desenvolver con comodidad en el planeta. Cuando este momento llega, el ser humano ya puede empezar a reproducirse y el crecimiento se detiene.  


Pero también hay otro factor a destacar: el de la estructura corporal. Los cuerpos grandes acaban siendo menos ágiles y les cuesta más moverse. Si el hombre midiera casi tres metros, con los músculos y los huesos que tenemos actualmente no nos podríamos sostener. Lo mismo les sucedería a los árboles. Crecen hasta la altura en la que se sienten cómodos. En los bosques más densos los árboles son más altos para poder ver los rayos del sol. Pero si el árbol creciera indefinidamente no podría sostener el peso de sus enormes ramas y las acabaría perdiendo. 


domingo, 1 de noviembre de 2015

¿Dónde será el próximo gran terremoto?


Si hay algo que apasiona a gran parte de la humanidad es conocer el futuro. Desde tiempos inmemoriales el hombre ha tenido la inquietud de conocerlo, tirando siempre de ingenio e inventiva para tener éxito. Por ejemplo, los grandes conocedores del cielo pudieron predecir eclipses y los primeros meteorólogos eran capaces de saber el tiempo que haría dependiendo del estado del cielo. Y en este punto me gustaría que quedara claro que dejo a un lado a los impostores que se jactan de poder predecir el futuro en televisión y que no hacen otra cosa que timar al espectador que aguanta hasta altas horas de la madrugada.

Hoy me gustaría hablar de terremotos. Pero no de los pequeños terremotos que se suceden a diario en todo el mundo, que son muchos, sino a los grandes. A los que causan grandes daños y un gran número de fallecidos. ¿Es posible saber dónde ocurrirá el siguiente? ¿Y cuándo? Mucho nos queda por aprender de sismología, pero hay algunas pistas que nos facilitan el trabajo y nos permiten saber dónde hay más posibilidades de que esto ocurra.

En la imagen superior podemos observar un gran mapa mundial publicado por GSHAP (Global Seismic Hazard Assessment Program, o en español, Programa de Evaluación Global de Riesgo Sísmico). En color rojo están marcadas las zonas con mayor riesgo sísmico.

Grandes universidades y organismos están realizando estudios, y las ciudades con grandes núcleos de población donde podría haber un gran terremoto en los próximos años son las siguientes:

Tokio
Probabilidad: 98%
Antes de 2042
Magnitud: 7
Fuente: Global Seismic Hazard Assessment Program

Los Ángeles
Probabilidad: 99%
Antes de 2037
Magnitud: 6,7 o superior
Fuente: California Geological Survey

Estambul
Probabilidad: 60%
Antes de 2030
Magnitud: 7
Fuente: U.S. Geological Survey




No son más que probabilidades, pero detrás de cada estudio hay miles de horas de investigación que nos garantizan más éxito que las famosas bolas de cristal.