martes, 13 de enero de 2015

En el ojo del huracán


Es una de las expresiones más usadas cuando queremos decir que todo el mundo está pendiente de alguien, y no por un buen motivo. Más de una vez, entre compañeros de profesión, hemos debatido sobre si es correcta o no. Lo que está claro es que, entre nosotros, nunca la utilizaremos.

El motivo por el cual esta expresión no sería correcta es porque en el ojo de un huracán no pasa absolutamente nada. El viento está en calma y se ve el sol. Solo se nota una presión atmosférica más baja, algo que el ser humano difícilmente puede notar. Entonces, ¿por qué se sigue utilizando esta expresión?

El principal motivo es que la mayoría de gente piensa que en el centro del huracán es donde el tiempo es más adverso. Otro motivo puede ser que el ojo del huracán es el punto de atención, como si fuera una diana, del que todo el mundo está pendiente.

Para mí lo que más sentido tiene es considerar, que si estás en el ojo del huracán, estás rodeado por la tempestad y no te salvarás de ser engullido en algún momento al moverse dicho huracán. Solo te salvarías si el huracán se quedara estático y perdiendo intensidad gradualmente, algo que sería muy raro.  

Y como toca hacer cada vez que hay una duda, acudo a la RAE (Real Academia Española) y esto es lo que nos informa cuando ponemos “ojo del huracán” en su buscador:

1. Rotura de las nubes que cubren la zona de calma que hay en el vórtice de un ciclón, por la cual suele verse el cielo azul

2. Centro de una situación polémica o conflictiva


Así que como manda la RAE, tocará hacerle caso, aunque científicamente pueda ser incorrecta. 


0 comentarios:

Publicar un comentario