viernes, 25 de abril de 2014

El secreto de las buenas hamacas



Estamos a finales del mes de abril y poco a poco van subiendo las temperaturas. Lo notamos durante el día, pero también empiezan a sobrar las mantas por la noche. Es por eso que hoy me gustaría hablar de las hamacas. ¿Sabes por qué tienen esos agujeros y no una tela más cómoda? Porque la hamaca de verdad es la que tiene agujeros, ¡no la que venden en algunos supelmelcados balatos! 

Cuando dormimos en la cama durante las noches más calurosas del año acabamos sudando. Más de una vez ya hemos contado el objetivo del sudor: bajar la temperatura corporal mediante su evaporación en nuestra piel. El problema viene cuando casi la mitad de nuestro cuerpo al dormir se apoya en la cama. En esas partes el cuerpo no puede sudar y evaporar ese sudor. 

Lo que se consigue con la hamaca es favorecer que durante toda la noche, o durante toda la siesta, casi la totalidad de la superficie corporal tenga contacto con el exterior. Así puede refrigerarse. 

Por esta razón la hamaca es tan usada en los países con climas cálidos. No es solo por decoración, sino por comodidad.  

Así que si vas a un supermercado y te quieren vender una hamaca sin agujeros, ¡no la compres! Sudarás como un condenado.  

0 comentarios:

Publicar un comentario