viernes, 11 de enero de 2013

¿Por qué se nos tapan los oídos?


Es una de esas cosas que nos sorprenden de nuestro cuerpo. En la mayoría de los casos no es doloroso, pero sí incómodo. Ahora que estamos en plena temporada de esquí, subiendo y bajando montañas, se nota más. También lo notamos cuando subimos a un avión. Quien utilice el coche lo sufrirá al subir de repente las ventanillas. O si vas en tren también al entrar en un túnel. Vamos a ver por qué se nos tapan los oídos en estas situaciones. 

En todos los casos que acabamos de nombrar los oídos se tapan debido a un brusco cambio de presión. Y el responsable de equiparar la presión entre la parte interna del oído y el exterior es la trompa de Eustaquio. La membrana que separa ambas parte, por cierto, es el tímpano.

La trompa de Eustaquio es una especie de conducto que une las dos zonas cuya presión tiene que igualarse. Y lo hace para proteger la estructura interna del oído y permitir que las ondas sonoras lleguen con claridad. Pero a veces el cambio de presión es tan súbito que este conducto se bloquea, y en consecuencia, se tapa el oído.

Esquema del oído humano

   
Cada día estamos sometidos a pequeños cambios de presión. A veces, tan imperceptibles como cerrar la puerta del baño o cuando se acerca un anticiclón

Pero sin duda lo notamos más en los cambios de altitud. Recordamos que la presión atmosférica cambia dependiendo de la altitud. Aproximadamente cada 9 metros la variación es de 1 hectopascal (o milibar). Pero cuesta entenderlo con números. Para hacerte una idea de la gran diferencia de presión que hay, por ejemplo, entre la cima de una montaña y la ciudad donde vives, puedes hacer la prueba de la botella de plástico con poca agua. Si abres y cierras la botella arriba, a medida que vayas descendiendo notarás como la botella se va retorciendo hasta quedar aplastada sobre sí misma cuando llegues al destino.
.
Para desatascar los oídos tapados basta con tomar precauciones antes de un cambio de presión. Por ejemplo, en un avión se puede masticar chicle, o abrir y cerrar la garganta, para mantener los conductos abiertos y que se pueda ir regulando la presión progresivamente. O, por ejemplo, antes de cerrar las ventanas de un coche mantener también la garganta abierta.
  
Para desbloquear el oído basta con abrir y cerrar la boca repetidamente, tragar muchas veces, o tapar la nariz y soplar con la boca cerrada como si quisiéramos hinchar los oídos. Con alguno de estos métodos lo solucionaremos.
 


1 comentarios:

  1. ¿Por qué cuando subimos bruscamente una cuesta en auto se nos tapan los oídos?

    ResponderEliminar