viernes, 12 de octubre de 2012

A vista de pez


El segundo objetivo fotográfico más deseado es el famoso “ojo de pez”. El primero, sin duda, es el “teleobjetivo”. Como no, ambos son los más caros que hay en el mercado. Siempre puedes comprar uno de segunda mano o marcas menos conocidas, aunque compatibles, para obtener estas fotografías. Sin duda vale la pena invertir en ellos porque los resultados son siempre espectaculares.

Los objetivos “ojo de pez” son aquellos que ofrecen un ángulo de visión muy grande. Si vas a una tienda y te fijas en ellos, son los que tienen una distancia focal inferior a 35mm. Tienen la ventaja de cazar una gran área de visión, pero también producen aberraciones ópticas que pueden llegar a gustar o no. El resultado, sin duda, siempre salta a la vista.

Ojo de un pez

Tal y como indica el nombre, en las fotografías hechas con estos objetivos podemos ver exactamente lo mismo que vería un pez en el agua. Salvando, claro, las diferencias de color producidas por ser dos retinas muy distintas. Su campo de visión debe ser amplio al ser un animal muy desprotegido y que puede ser cazado con facilidad.

En las siguientes imágenes podrás ver perfectamente la semejanza entre un ojo de un pez y un objetivo “ojo de pez”.


Ojo de un pez comparado con un "ojo de pez" de 6mm
 
Ahora lo que me gustaría saber es el campo de visión exacto del siguiente pez. Para no perderse nada, ¡vamos! ¡Jajaja!

 
Pez telescopio de agua fría



3 comentarios:

  1. Entonces un teleobjetivo no debería llamarse "ojo de lince"?

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo contigo. Para cada objetivo podríamos darle el nombre de un animal. ¿Cuál sería el del ojo de humano?

    ResponderEliminar
  3. Yo tuve el pez naranja en un acuario tropical, o sea, de agua caliente

    ResponderEliminar