martes, 18 de septiembre de 2012

Todo listo para la invisibilidad


Hace unas semanas los científicos ya nos habían avisado que la invisibilidad era posible. Las leyes de la física nunca habían dicho lo contrario. Un claro ejemplo de que la luz no es imperturbable lo tenemos en el asfalto en verano. Cuando el calor aprieta, la luz se desvía y se produce el espejismo. Si la naturaleza, por sí sola, sólo con un incremento de la temperatura consigue desviar la luz, ¿qué será capaz de inventar el ser humano en un laboratorio?

Los americanos ya han conseguido, gracias a la nanoingeniería, crear un material que produce la invisibilidad. Ni absorbe la luz ni la hace rebotar, es decir, lo hace transparente. Eso no lo puede crear un material uniforme, sino que debe tener una forma estratificada, con capas, como una cebolla. El conjunto de las múltiples capas crea reflexiones y refracciones que consiguen hacerlo invisible.

La millonaria investigación ha sido financiada por la Secretaría de Defensa de los EEUU, que ya se ha pronunciado indicando que sólo se hará un uso militar de este material. Como ya te dije una vez, tristemente los grandes avances en física se producen gracias a las inversiones de los países para usos militares. Este vuelve a ser otro claro ejemplo.
Los americanos deben estar excitados con este nuevo invento. Poder camuflar tanques y aviones les debe estar poniendo a cien. Se acabó lo de revestir aviones de color oscuro y tanques de color verde. Sólo con utilizar este material será suficiente.

A mí no se me ocurre un uso militar. Mi mente va mucho más allá con intenciones mucho más perversas... ¡jejeje!

0 comentarios:

Publicar un comentario