miércoles, 19 de septiembre de 2012

Superando los límites del sonido


El viernes por la mañana los abuelitos malagueños que iban a comprar el pan y el periódico se llevaron un buen susto. Un fuerte estruendo les hizo pensar en un posible atentado. Y digo gente mayor porque en los informativos sólo salían ellos hablando sobre el suceso. Tienen tiempo libre, claro. ¡Qué envidia!

La explosión fue debida a un avión del ejército que rompió la barrera del sonido cerca de la ciudad. Una frase que mucha gente dice casi sin pensar, pero que tiene mucha importancia desde el punto de vista físico.

Cuando un avión se desplaza por el aire, a medida que aumenta su velocidad, también aumenta su resistencia al aire. Pero esto no sucede de forma infinita. Si el avión dispone de una buena aerodinámica, llega un momento muy puntual en el que la resistencia no aumenta más, sino decrece. Este instante se denomina “singularidad de Prandtl-Glauert”. Enhorabuena si lo has pronunciado bien.

En este mismo momento se produce una reducción súbita de la presión del aire que produce una explosión. El aire a baja presión no tiene capacidad de absorber agua, con lo cual se produce una nube de condensación entorno la nave durante décimas de segundo. Hasta que el aire no vuelve a absorber las gotitas de agua, no desaparece la pequeña nube. Todo esto ocurre cuando el avión supera la velocidad del sonido, que en condiciones normales es de 1224km/h

Fue el físico Ernst Mach quien realizó los primeros estudios serios sobre la relación entre la velocidad a la que se desplaza un cuerpo y la velocidad del sonido. De hecho, hoy en día seguimos utilizando el factor “Mach” refiriéndonos a la velocidad. Un cuerpo que se mueve a una velocidad Mach 4 significa que el objeto se mueve 4 veces más rápido que la velocidad del sonido.

¡Ah! Un consejo para los chicos que utilizan las cuchillas de afeitar Gillette Mach 3. En este caso, el Mach 3 se refiere a 3 cuchillas. Irán de perlas, pero si te cortas, acuérdate del número de Mach: te cortarás 3 veces. 

0 comentarios:

Publicar un comentario