miércoles, 19 de septiembre de 2012

Semáforos de nueva generación


Hasta los semáforos no se libran de los nuevos tiempos. La ciudad de Barcelona, siempre a la vanguardia en materia de tráfico, va a instalar 10.000 semáforos nuevos en sus cruces. Después del Bicing y de la parrilla de salida para motos, un nuevo reto para el ayuntamiento. Ahora ya sólo hace falta que se carguen los peajes de entrada a la ciudad, pero esto... lo veo más crudo.

Hasta el día de hoy los semáforos no han evolucionado prácticamente nada. A través de una bombilla son iluminados por la parte trasera, ayudado por un cono parabólico metálico que le ayuda a dirigir los rayos de luz. El vidrio, de color rojo, amarillo o verde, tiene estrías rectilíneas que provocan la reflexión de los rayos hacia más direcciones, lo que les hace más visibles con la distancia.

Los nuevos semáforos están formados por decenas de luces LED (Light Emitting Diode, o diodo de emisión de luz). Consumen mucho menos y duran hasta 12 veces más que las bombillas antiguas. Emiten una luz más intensa, son más brillantes, más visibles, evitan los contraluces, tienen menos averías y a la vez consumen menos. No es necesario que la cápsula naranja del semáforo sea tan profunda porque los leds son muy pequeños. El único inconveniente es el precio, que puede ser hasta 12 veces superior al semáforo normal.

Ahora, propongo mejorar los semáforos en otro aspecto: el tiempo que tienen los peatones en cruzar. Es inhumano. Los pobres abuelos tienen que hacer los 15 metros lisos para llegar a tiempo a la otra acera. Y cuando estás en el coche presenciándolo, sufres más que sus debilitadas pelvis.

0 comentarios:

Publicar un comentario