jueves, 20 de septiembre de 2012

¿Por qué tengo sueño después de comer?


Son las cinco de la tarde. Acabamos de llegar de comer. Hace calor en la tele. Muchísimo. Cuesta pensar. Se nos cierran los ojos a todos. Tenemos en la cabeza ese trozo de pizza que dudábamos si comer o no. La barriga ya no daba para más. La pesadez reina en nuestros rostros. Sueño. Mucho sueño.

Siempre había creído que este aplatanamiento que nos entra después de comer es debido al riego sanguíneo que, para ayudar a realizar la digestión, debía abandonar parte del cerebro para desplazarse hacia el estómago. Pero resulta que no es así.

El motivo de la sensación de somnolencia tras las comidas tiene que ver con la glucosa en sangre. Después de una comida copiosa los niveles de glucosa se disparan. Este efecto provoca a la vez que se desactiven células del cerebro que segregan sustancias que nos mantienen en alerta, es decir, despiertos. Así lo descubrió Denis Burdakov de la Universidad de Manchester.

¿Qué podemos hacer para aliviar la sensación de sueño? Lo más fácil: atacar químicamente nuestro cuerpo con un café. La cafeína es un estimulante que hará que nos despejemos. Métodos menos dañinos y más baratos serían el de ventilar el sitio donde nos encontramos y bajar la temperatura. También serviría mojarnos la cara con agua muy fría. En ambos casos, con un descenso de la temperatura el cuerpo reacciona involuntariamente, creándose impulsos nerviosos. Se contraen los músculos y esto nos permite estar de nuevo en alerta y despiertos.

Aunque sin duda la solución es no comer alimentos grasos y pesados. Pero a ver quién se resiste después de toda una mañana trabajando a decir que no a una apetitosa hamburguesa, a un buen filete o a un postre de chocolate. Qué pena que ahora no tenga por aquí un sofá.

0 comentarios:

Publicar un comentario