jueves, 20 de septiembre de 2012

¿Por qué tengo hambre una hora después de comer en un chino?


Hoy no voy a resolver el porqué los chinos no comen en restaurantes chinos en nuestro país, cosa que se merecería un capítulo especial. Hoy vamos a conocer por qué nos entra el hambre a media tarde después de comer en un restaurante oriental.

Hay básicamente dos motivos. El primero tiene que ver con las propiedades de la comida ingerida. El segundo con la cantidad.

La comida china, en general, está cargada de carbohidratos o hidratos de carbono. Así, está basada en arroces y pastas mezcladas con carnes, verduras y salsas. Al final de la comida uno se siente lleno, como es habitual, y los niveles de glucosa en sangre aumentan. Entonces se produce lo que se denomina “respuesta glucémica”, cuando el cuerpo lucha para hacer que estos niveles vuelvan a la normalidad. Los carbohidratos tienen un índice glucémico medio-alto, lo que provoca una respuesta rápida del cuerpo, el nivel de glucosa en sangre baja de nuevo y volvemos a tener la sensación de hambre al poco tiempo.

El segundo motivo es el volumen de la ingesta. Las cosas de picoteo, como el pan de gambas, por ejemplo, tiene gran cantidad de aire (la otra mitad casi todo es aceite). Los platos de carne, como el pollo con almendras y la ternera con cebolla, en realidad tienen poca chicha y se alternan con vegetales. Claro está que en este apartado quedan descartados los que se hartan a comer platos uno tras otro.

De momento sólo he visto un restaurante chino donde coman chinos. Está en Madrid, en el párking de Plaza España. Las sopas allí se toman con cucharas de cerámica y las bocas orientales absorben el caldo haciendo un ruido que provoca que a uno se le quite el hambre. Eso sí, está riquísimo. Y sirven para llevar, la mejor opción. 

0 comentarios:

Publicar un comentario