jueves, 20 de septiembre de 2012

¿Por qué el hombre tropieza dos veces con la misma piedra? (Respuesta científica)


Nunca cabrees a un hipopótamo. Nunca.

Si hay una frase que me pone nervioso es la del titular de este post. Más aun cuando sé que es verdad. El hombre la caga y no suele hacerlo sólo una vez. Y cuando hablo del hombre me refiero al ser humano, a hombres y a mujeres. Por suerte hoy he podido averiguar el porqué.

El Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) ha dado en el clavo. La respuesta está en el distinto comportamiento de las neuronas ante una experiencia exitosa y una fallida. Si una acción reciente ha recibido una compensación positiva, es decir, exitosa, las neuronas utilizan esta información para organizar el futuro inmediato. Cuando cometemos una equivocación apenas hay cambios neuronales, con lo cual no tomamos medidas al respecto.

 ¿Y cómo se ha llegado a esta conclusión? Estudiando a los monos, como siempre. Se les ponía frente a la pantalla de un ordenador. Me los imagino poniendo la misma cara que mi padre, que sigue utilizando la máquina de escribir. A los primates se les enseñaba distintas secuencias de imágenes y ellos debían reaccionar de forma concreta. Por ejemplo, al salir una imagen en la parte superior de la pantalla, debían mirar a la derecha. Cuando el movimiento de los ojos era correcto, al mono se le daba zumo. En caso contrario, nada. Todo esto, claro, con la cabeza llena de cables.

Ahora recuerdo el perro que me acompañó durante mi infancia. Se llamaba Roberto. Entre mi hermano y yo le hacíamos de todo. Éramos especialistas en prepararle trampas, y en ellas, siempre le acababa cayendo un juguete en la cabeza. Era un perro listo. Nunca se dejaba pillar dos veces de la misma manera. 

0 comentarios:

Publicar un comentario