jueves, 20 de septiembre de 2012

¿Por qué el desodorante sale tan frío?


Sales de la ducha en invierno. Te secas rápido porque llegas tarde. Te mueres de frío. Coges el desodorante y… ¡a congelarse las axilas! Es una de las sensaciones más desagradables de la mañana. Compite directamente con la taza del váter. ¿Podría estar más fría? Aquí mi compañero de mesa la tiene de madera y va chuleando diciendo que no se congela el culo por la mañana. ¿Meará sentado?

Lo que hay en el interior del recipiente de tu desodorante es un gas sometido a alta presión. Cuando nos lo aplicamos, el gas sale rápidamente al exterior a través de la válvula y se expande. La mayoría de gases que sufren un proceso de expansión experimentan una fuerte pérdida de calor. En termodinámica se denomina efecto Joule-Thomson.

Es por este motivo que las marcas recomiendan aplicar el desodorante a cierta distancia de la axila para evitar quemaduras en la piel por el exceso de frío.

Se trata del mismo principio físico que provoca que al soplar para refrescar, por ejemplo, la sopa, el aliento salga más frío. Así lo vismo vimos en el post “A soplar el caldo” de hace un par de añitos.

La solución me la da el mismo compañero de la taza de váter de madera: "Yo utilizo el desodorante roll-on, así me ahorro el frío y no me lo roba mi novia"

0 comentarios:

Publicar un comentario