jueves, 20 de septiembre de 2012

¿Por qué el champú hace más espuma a la segunda?



La de cosas que se nos pasan por la cabeza en la ducha. Si estamos solos, claro. Si te concentras en lo que estás haciendo, te habrás dado cuenta de que la primera vez que te echas champú en el pelo suelta poca espuma. Si decides recrearte con el placer del agua caliente masajeándote el cogote y vuelves a echarte champú, seguro que habrás notado como el producto parece más efectivo y se forma mucha más espuma que antes.

Como las marcas nunca nos dirán su secreto, hay algo que nos puede ayudar a explicar este fenómeno.

Cuando entramos en la ducha lo hacemos con el pelo algo grasiento. Es lo normal, y en una pequeña proporción, también bueno porque nos protege el cuero cabelludo. Pero cuando el pelo empieza a brillar, y no por la laca, quiere decir que toca pasar por la ducha.

En el momento de aplicarnos el champú y frotarnos las manos con el pelo, una parte de este champú se mezcla con la grasa y la disuelve. La mezcla de jabón y grasa es arrastrada por el agua hacia el desagüe. La parte del jabón que cumple esta misión se denomina hidrófoba, porque se disuelve con la grasa pero no con el agua.

Cuando tenemos el pelo limpio y volvemos a aplicar el champú, éste se encuentra con un pelo sin grasa. Eso quiere decir que lo que nos echamos a la cabeza ya no es efectivo, el jabón no encuentra grasa para disolverse y empieza entonces la fábrica de burbujas. No hay parte del champú que se desaproveche para eliminar suciedad y la espuma aparece sin parar.  

Ahora recuerda que los champús son para la cabeza. Solo para la cabeza. Para el cuerpo hay otros productos. Así que no vale eso de “todo lo que cae de champú de la cabeza al resto del cuerpo ya va limpiando”. Toca frotar. 

1 comentarios:

  1. interesante, solo que no se dice COGOTE, los humanos tenemos CUELLO.

    ResponderEliminar