martes, 18 de septiembre de 2012

Los gondoleros no soportan la presión


Ahora que estamos todos pendientes del cambio climático y observamos que año tras año sube el nivel del mar, estos días está ocurriendo un hecho curioso en Venecia: sus canales están prácticamente sin agua. ¡Qué paradoja! Los ingenieros no paran de darle vueltas a la cabeza para evitar que la subida de las aguas destruya su patrimonio artístico, agravado por el continuo hundimiento del suelo veneciano debido a sus débiles cimientos, y ahora resulta que  estos días no pueden ir a comprar el pan con su góndola por falta de agua. 
Es el nivel más bajo de las aguas venecianas desde hace 14 años. Las causas son básicamente dos. La primera es la presencia de un potente anticiclón, es decir, alta presión atmosférica. La segunda causa principal, como todos sabemos, es la marea que provoca la luna (te contaré próximamente como actúa). En el momento en el que se produce la bajamar de la marea, como además el aire efectúa una mayor presión, el nivel de las aguas queda bajo mínimos. Esto contrasta con los 2 metros que alcanzó la marea en 1996 y dejó la piel de los venecianos arrugada durante días.
Por suerte los canales principales, debido a su mayor profundidad, no ven afectada su rutina y sólo algunos Vaporettos han tenido que modificar su itinerario. En cambio los canales interiores y más pequeños son impracticables a causa de la poca agua que circula y las góndolas están amarradas.

Demos todos las gracias a la buena alimentación de los venecianos y a la alta densidad de sus heces, las cuales quedan hundidas en el agua. Hay cosas que mejor no pensar (ni ver)

0 comentarios:

Publicar un comentario