miércoles, 19 de septiembre de 2012

Lío de faldas en el Prat


Después de unos días de descanso, vuelvo al trabajo con la mochila llena de cosas que contarte. La ciencia me ha brindado últimamente momentos fascinantes y me ha hecho sufrir en otros. Alguno de ellos voy a contártelos. Desgraciadamente, hay otros que no puedo. Aun no he encontrado razonamiento lógico ni para planteártelos.

Hoy quiero que descubras un hecho curioso que se produce en la nueva terminal del aeropuerto del Prat. Parece increíble que hoy en día sucedan estas cosas. No puedo controlar esa sonrisilla cada vez que pienso en ello. Se trata de su suelo: extremadamente brillante y pulido.

Dentro de la preciosidad del mármol, que podéis apreciar en la imagen superior, se esconde la mejor arma para los ojos más ardientes. Situarte al lado de una chica con falda garantiza un plano excepcional de lo que se esconde debajo de ella. Lo mismo puedo decirte si lo haces con un escocés. Aunque la sorpresa, en este caso, es mayor.
 
Las voces femeninas, como es lógico, ya se han levantado. Cartas al director en periódicos, comentarios en los digitales… Del todo normal.

El grado de reflexión de la luz en el suelo dependerá de las imperfecciones de la superficie en cuestión. Una superficie rugosa, aunque recibe y refleja la misma cantidad de luz que una pulida, dispersa la luz en todas las direcciones (siempre por encima del plano del suelo, claro), lo que provoca que sus reflejos sean difusos. En cambio, una superficie trabajada, pulida, reflejará la luz casi de forma perfecta, tal y como lo haría un espejo. ¿Solución? Aunque estéticamente no sea lo mejor, deberían dejar de pulir el suelo, haciendo que el mismo desgaste del paso de miles de pasajeros cree las imperfecciones en el mármol.

Por si acaso, seguiré utilizando el AVE para ir a Barcelona. Y por si las moscas toca coger el avión, nada de bermudas. Pantalones ceñidos, que no se me vea nada, y los ojos bien abiertos. Nunca se sabe lo que nos puede regalar la óptica, en este caso, la rama más divertida de la física.

0 comentarios:

Publicar un comentario