martes, 18 de septiembre de 2012

La noche más corta del año


El post de hoy va dedicado a Jordi. Fue un compañero de colegio al que ayer felicité por su cumpleaños. Recordamos anécdotas de nuestra infancia y volvimos a reírnos de lo que fue la noche más desastrosa de su adolescencia. Estuvo toda una verbena de San Juan intentando ligar con una inglesa, y cuando la tenía en el bote, se hizo de día. Gracias a eso llegó a odiar las cortas noches de verano y el solsticio de junio.

Este año 2008 la noche más corta ha sido la del viernes 20 al sábado 21. A la 1:59am hemos dicho adiós a la primavera y hemos dado la bienvenida al verano. A partir de hoy, día tras día, volveremos a perder horas de luz hasta que llegue el solsticio de invierno en diciembre.

En Barcelona, donde pasé toda mi infancia, adolescencia y los principios de mi madurez (porque aún no estoy maduro del todo), las noches de las verbenas de San Juan, el día 23 de junio, acababan siempre en la playa de la Barceloneta viendo salir el sol. Se mezclaba la música con el rumor de las olas. El olor salino de la arena con brisas de hierba quemada. Gente durmiendo y cuerpos moribundos por exceso de alcohol.

La diferencia de duración entre una noche de invierno y otra de verano llega casi a las 6 horas. La próxima vez que tengas planes para una noche de verano, acuérdate de mi amigo. Date prisa, no sea caso que te salga el sol antes de lo esperado y te arruine tus planes. Si no quieres ir con prisas, espérate a las largas noches invernales, a ver si pescas algo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada