martes, 18 de septiembre de 2012

Jornada de reflexión


Según la Ley Orgánica 5/1985 de 19 de junio del Régimen Electoral General, la campaña de elecciones debe durar 15 días y terminar a las 0 horas del día anterior a la jornada electoral. Es entonces cuando tenemos la "jornada de reflexión", establecida por ley para que cada ciudadano pueda reflexionar sin influencias el destino de su voto. La reflexión es un proceso de meditación pero también un fenómeno físico básico. Durante el último debate a Zapatero le jugó una mala pasada y no dejó que se vieran sus paneles de datos. Rajoy no tuvo el mismo problema. ¿Será porque su primo es físico?

La reflexión consiste en el desvío que se produce cuando un rayo de luz incide sobre una superficie y sale rebotado. El ángulo que forma el rayo incidente respecto a la perpendicular de la superficie es siempre el mismo que el que se forma con el rayo reflejado.

El caso de reflexión más puro es el que se produce con un espejo. Los espejos están formados por dos partes: una transparente y otra que refleja. La transparente es muy parecida al vidrio, formada a base de minerales, y da soporte y rigidez al espejo. La segunda es la que refleja, formada actualmente por una lámina de aluminio pero antiguamente por una de mercurio, mucho más contaminante. También se denominaba a esta lámina reflectante "Asogue" pero no deja de ser un sinónimo de "mercurio líquido" importado directamente del árabe. Prácticamente el 100% de la luz que recibe esta lámina se refleja.  

Cuando nos miramos en un espejo plano nos vemos a nosotros mismos pero a la inversa. A eso le llamamos imagen "quiral" o "especular", como cuando juntamos nuestras manos. 

Ahora toca reflexionar para las elecciones. Eso no quiere decir que te des cabezazos continuos contra la mesa, cosa que haríamos muchos de nosotros tras días y días de bombardeo de promesas y reproches. Tómate tiempo para pensar. Mírate en el espejo. Levanta tu mano izquierda y verás como el tipo del espejo levanta la derecha. ¡Ufff! Más política no, ¡por favor!  Acércate más al espejo, un poquito más… Venga, ya tienes el grano que descubriste esta mañana a tiro. Ésto sí que es divertido.  

0 comentarios:

Publicar un comentario