miércoles, 19 de septiembre de 2012

Halloween celestial


En estos días tan señalados (como diría el Rey) hasta el cielo se añade a la fiesta de Halloween. Los compañeros de Observatorio, una imagen astronómica diaria, han querido rendir un homenaje a la famosa fiesta americana, publicando una fotografía espectacular de la nebulosa del Velo, en la constelación del Cisne.

La nebulosa no es nada más que los restos de una supernova, es decir, lo que resta en el espacio tras la explosión de una estrella.  Los tonos rojos corresponden a la radiación de los átomos de hidrógeno, y los verdosos a los átomos de oxígeno.  El monstruo se encuentra lejos, a unos 1400 años luz de la Tierra.

Una cosa parecida se podrá ver en el cielo dentro de millones de años cuando el sol explote. Por suerte, nuestros ojos no lo verán, pero quizá sí nuestros descendientes cuando hayan emigrado a otra galaxia para poder sobrevivir.

0 comentarios:

Publicar un comentario