jueves, 20 de septiembre de 2012

Grillos, los termómetros nocturnos


“Cal é a temperatura a que cantan os grilos?” es el trabajo de cuatro niños de ESO que resultó premiado en un concurso de investigación científica para escolares en Galicia. En él se comprueba cómo se comportan los grillos dependiendo de la temperatura. Llegaron a obtener interesantes conclusiones.

A partir de los 15ºC los grillos empiezan a emitir su clásico chirrido. Suelen ser las primeras noches del mes de junio cuando el termómetro se resiste a bajar de esa cifra, con lo cual si estás durmiendo en junio y escuchas un cricrí de grillo quiere decir que en el exterior la temperatura es igual o superior a los 15 grados. Empiezan a ser noches calurosas.

El estudio indica que a medida que sube la temperatura cantan más los grillos. Pero cuando se llega a los 36ºC disminuye la ritmo de canto. Los grillos tampoco resisten el calor como nosotros. A los 40ºC ya no se les escucha.

Pero sin duda fue Mario Picazo, en su libro “Los grillos son un termómetro”, quien nos dio la clave sobre la relación directa entre los grillos y la temperatura. Toca contar el número de chirridos durante un minuto. Ese número, dividirlo entre 5 y sumarle 9. Obtendremos la temperatura actual en grados centígrados.

0 comentarios:

Publicar un comentario