martes, 18 de septiembre de 2012

Entender la Vía Láctea


Apurando los últimos días que nos quedan de agosto, me gustaría hoy explicarte qué es la Vía Láctea. Para la mayoría de gente no deja de ser una mancha blanca en el cielo que se observa durante la noche, pero es mucho más importante de lo que creemos.

La Vía Láctea es el nombre de la galaxia donde nos encontramos. Nosotros, dentro del Sistema Solar, estamos situados en uno de los extremos de esta galaxia. Para que lo entiendas mejor, haremos un símil culinario. Nuestra galaxia es muy parecida a una ensaimada mallorquina. Nosotros nos encontramos en uno de los extremos, metidos dentro de la masa.

Lo que observamos por la noche en el cielo con aspecto blanquecino son millones de estrellas que también pertenecen a nuestra galaxia. Lo que estás viendo es el plano de la galaxia. Sería lo mismo que si estuvieras dentro de la ensaimada y miraras hacia el centro del bollo. 

Dentro de la galaxia no estamos estáticos. Como sabrás, la Tierra gira sobre sí misma (rotación) y entorno el sol (traslación). Esto es lo que provoca que a medida que avance la noche, la Vía Láctea se vaya desplazando junto con el resto de estrellas. Es un movimiento relativo debido a que la Tierra va girando.

El nombre de Vía Láctea proviene, lógicamente, del aspecto blanquecino, como la leche, que adquiere el cielo nocturno. Mitológicamente, se explica que la diosa Juno, amamantando a Hércules, dejó escapar un chorro de leche de sus pechos que se desperdigó por los cielos, dejando un rastro brillante.

Os he adjuntado un vídeo del movimiento real, aunque acelerado, de la Vía Láctea. Cortesía de www.danheller.com

0 comentarios:

Publicar un comentario