martes, 18 de septiembre de 2012

El roce hace el cariño


Inauguro este blog con una pregunta que muy pocos nos hacemos: ¿qué haríamos sin el roce? Quítate de la cabeza lo que estás pensando. Este blog no va de amor ni de sexo (si el blog no tiene éxito tocaré el tema, no lo dudes).

El rozamiento (o fuerza de fricción) es vital para nuestro día a día. Para los que han estudiado Bachillerato lo tendrán más fresco, pero para los que estudiaron BUP (es decir, hace muchos años) recuerdo que esta fuerza es la que se opone al movimiento de una superficie contra la otra. Por ejemplo: si pasamos la mano por encima de la mesa, es la fuerza que se opone a que la mano se deslice con total suavidad sobre ella. 

Imagínate por un momento que desapareciera el rozamiento en la Tierra y te encuentras justo en el centro de una habitación vacía, sin nada a tu alcance y sin nada en tus manos. Quieres llegar hacia una de las paredes de la habitación. Un truco: piensa que todo lo que te rodea está formado por hielo completamente resbaladizo (suelo, mesa, sillas…). ¡No te podrías mover! Tus pies resbalarían al intentar avanzar. Ahora, traslada esto a la calle. Sería un desastre. Los coches parados no podrían avanzar, ya que al acelerar las ruedas darían vueltas resbalando sin avanzar. En resumen, la vida sería imposible.

Lo único que podría ayudarnos ante esta situación sería poner en práctica la Tercera Ley de Newton: la Ley de Acción y Reacción: “Si un cuerpo A ejerce una fuerza sobre un cuerpo B, entonces el cuerpo B ejerce una fuerza sobre A de igual valor y sentido contrario”. Si en nuestro problema de la habitación fuéramos unos tramposos y tuviéramos un objeto pesado en la mano, lo podríamos lanzar hacia el frente con fuerza, y tras lanzarlo, nos impulsaría a nosotros de forma débil hacia atrás. 

Una solución legal a nuestro dilema de estar en el centro de la habitación sin que exista fricción con el suelo: si queremos desplazarnos hasta una de las paredes, deberíamos soplar con mucha fuerza, o estornudar de forma violentísima, y saldríamos despedidos hacia atrás de forma suave. Pero si lo que queremos es avanzar hacia delante… lo que necesitaríamos sería tirarnos un buen….

0 comentarios:

Publicar un comentario