martes, 18 de septiembre de 2012

El racimo militar


Ahora que tenemos nuestros campos de cultivo de uva completamente verdes, con unas hojas que el jardinero de Bricomanía llamaría vigorosas, y con los racimos creciendo a toda velocidad, hoy me gustaría hablar precisamente de esta palabra: el racimo.

Como todos sabemos, y tal y como describe la RAE, un racimo es un conjunto de uvas sostenidas en un mismo tallo que pende del sarmiento. Y de la misma forma que pasa con otra fruta, que es la granada, la industria militar ha adoptado otro nombre relacionado con la naturaleza para denominar un tipo de bomba: la bomba de racimo.

El funcionamiento de este tipo de bomba es muy sencillo, a la vez que dañino. Una vez lanzada desde el aire, al llegar a una cierta altura, libera una gran cantidad de bombas más pequeñas que afectan una región mucho más extensa que lo que haría una sola. De la bomba madre salen bombas hijas. La reproducción también está muy presente en la naturaleza, ¿verdad?

Perdonadme si hoy estoy muy reflexivo con el origen de las palabras, pero día tras día me estoy dando cuenta de la poca creatividad que existe en este mundo a la hora de inventarse palabras nuevas. Parece todo inventado y nos fijamos en la naturaleza para copiar formas e incluso nombres. ¿Será porque la naturaleza y la evolución son más inteligentes que nosotros?

0 comentarios:

Publicar un comentario