jueves, 20 de septiembre de 2012

El muñeco de nieve más pequeño del mundo


Cuando hacemos la primera visita a la nieve cada año siempre cae un muñeco. Acaba habitualmente decapitado por alguna razón, con una nariz descomunal y rodando ladera abajo. Lo a gusto que nos quedamos. ¿A que sí? Y como más grande, mejor. Sobre todo a los hombres nos encanta, obsesionados continuamente con el tamaño de las cosas.

Hoy te quiero enseñar un muñeco de nieve especial. La fotografía ha tenido que ser realizada a través de un microscopio electrónico porque sería invisible a simple vista. Está formado por dos bolas de aluminio estaño unidas entre sí con platino. Ha sido obra del National Physical Laboratory, que por lo que parece, tienen mucho tiempo libre.

 Para crear la nariz se enfocó un rayo de iones de platino, el cual depositó sobre la bola superior una finísima capa del mismo platino. Para crear los agujeros que representan los ojos y la boca se utilizó el mismo haz de iones, pero sin depositar material.

Para hacernos una idea del tamaño lo podemos comparar con algo de nuestra vida cotidiana. La altura del muñeco es 1/5 parte del grosor de un cabello humano. O lo que es lo mismo, cinco muñecos puestos uno encima del otro ocuparían el diámetro de un pelo.

 La imagen ha sido tratada digitalmente para darle una tonalidad más navideña. El original, que podéis ver aquí, es en blanco y negro. Mucho menos glamuroso.

0 comentarios:

Publicar un comentario