martes, 18 de septiembre de 2012

El móvil despega del suelo


Hoy en día ya estamos acostumbrados a apagar el móvil al entrar en el avión. Siempre nos hemos hecho la misma pregunta: ¿Por qué? Ya ha saltado la noticia: podremos utilizarlo a más de 3000 metros de altura. ¿Por qué ahora sí? ¿A qué precio?  Tarifa especial. ¡Vaya! Ahora que había contratado una tarifa plana. ¡Qué mala pata!

Hablemos un poco del móvil. Es ese artilugio que cuando lo tienes pegado a la oreja más de 10 minutos empiezas a notar cierto “calorcito” en ese lado de la cabeza. Y es que la telefonía móvil utiliza una frecuencia muy cercana a la que utilizan los hornos de microondas, aunque con una potencia de onda bastante más baja. Los estudios dicen que las microondas del móvil no tienen suficiente energía para romper moléculas ni para calentar de forma excesiva los tejidos,  pero yo noto el calor en la oreja tras hablar más de 10 minutos con mi madre. Y no es que sea muy pesada, no es eso.

A partir de los 3000 metros podremos utilizar los móviles. Se trata de una altura crítica donde empieza y acaba la maniobra de aterrizaje y despegue, y una mínima interferencia con la electrónica del avión podría ser fatal. Se producen interferencias cuando coinciden dos o más ondas con una frecuencia idéntica o parecida. Se ha adjudicado una frecuencia común para el uso del móvil en el avión:1800 megahercios en todo el cielo europeo, lo cual interferirá lo mínimo posible con los sistemas del avión.

Habitualmente al realizar una llamada o mandar un sms la señal sigue el siguiente recorrido:

móvil>antena>satélite>antena destino>móvil destino. En el avión la señal se emitirá a través de la antena del aparato hacia el satélite directamente, y de allí, seguirá el mismo recorrido habitual: satélite>antena destino> móvil destino. Nueva tecnología y nuevo negocio.

Aparte de la técnica necesaria para poder realizar llamadas telefónicas, hay que estudiar el factor social. Si medio avión se pone a hablar con sus respectivas madres para preguntar lo que tendrán para cenar, y la otra mitad discuten con su pareja, se puede montar un buen jolgorio dentro del avión. Pero si hay comunicación avión-tierra también pueden llegar noticias inmediatas que ocurren en tierra que pueden poner en riesgo el pasaje: conocimiento de atentados, accidentes y catástrofes pueden desencadenar un caos dentro del aparato.  

 ¿Tan necesario es llamar o mandar un sms con lo poco que dura el viaje? Espérate a llegar a tierra. Mientras esperas la maleta tienes tiempo suficiente para hacerlo (si es que no te la han perdido).

0 comentarios:

Publicar un comentario