miércoles, 19 de septiembre de 2012

El lado oscuro de la ropa mojada


Hoy toca hablar de la ropa mojada. De momento, el tema de las transparencias lo dejaremos aparcado para más adelante, cuando este blog esté más consolidado. Vamos a ver cuál es el motivo por el cual la ropa, al mojarse, se oscurece.

El color de la ropa que nosotros observamos no deja de ser la luz reflejada por la ropa y que es interpretada posteriormente por nuestra retina. En el momento que las partículas de agua se adhieren al tejido, la luz ya no se refleja de la misma manera. Esto es debido a la refracción que provoca el agua.

Como todos sabemos, la luz se desvía ligeramente al pasar de agua a aire y de aire a agua. La luz reflejada por el tejido, al traspasar las gotas de agua, parte de ella nos llega a los ojos, pero otra se desvía hacia otras direcciones. O lo que es lo mismo, parte de la luz que nos llegaba directamente antes, ahora se pierde.

Este es la causa de que la ropa, en esos puntos donde está mojada, se ve más oscura. Porque parte de la luz que emite la perdemos, literalmente, de vista. Y si además el agua no es pura, cosa muy habitual, y contiene partículas como cal o minerales, nos “tapan” la luz que sale de la ropa y aún la oscurece más.

Las transparencias de la ropa blanca cuando se moja, y deja entrever cositas… se basa en el mismo principio, aunque con algún detalle más. Lo veremos otro día, cuando abandone el luto.

0 comentarios:

Publicar un comentario