miércoles, 19 de septiembre de 2012

El gato de Schrödinger


Si los físicos nos caracterizamos por ser nefastos a la hora de ligar, aquí tienes uno de los pocos trucos que te garantizan el éxito en el flirteo. Nos debemos acercar, eso sí, a la física cuántica y entender el caso de la paradoja del “gato de Schrödinger”.

Se trata de un experimento donde tenemos una caja cerrada. Dentro de ella metemos a un gato, una ampolla de vidrio conteniendo un gas letal, un martillo y un detector de partículas alfa (no es necesario saber qué tipo de partículas son. Sólo imagina que son unas partículas especiales). El martillo está sujeto encima de la ampolla y sólo la romperá si se detectan ese tipo de partículas. Cerca del detector se sitúa un átomo radiactivo que tiene un 50% de posibilidades de emitir una partícula alfa. 

El quid de la cuestión está en saber si, pasada una hora desde que encerramos el gato (pobre animal), éste estará muerto o vivo. ¿Cuál es la mejor forma de comprobarlo? Si abrimos la caja, el experimento se va al traste porque entran partículas externas. Con lo cual no podemos abrirla. Entonces, ¿Cómo podemos describir lo que ocurre en el interior? La respuesta nos la da la física cuántica: una hora después, el gato estará muerto y vivo a la vez.

La superposición de estados (gato vivo + gato muerto) permite explicar el comportamiento de los átomos y partículas elementales como consecuencia de la naturaleza ondulatoria de la materia. Todo un lío que un día prometo contarte sin que te duermas.

En fin, aquí el que sale perdiendo es el pobre gato. Erwin Schrödinger, físico austríaco que expuso esta paradoja, no dijo nada sobre si en una hora el gato sería sacrificado por el gas letal o por la falta de aire. Incluso podría morir por un error en el dispositivo y recibir un martillazo.

Si estás intentando seducir a alguien y tiene dudas, saca como puedas lo del gato de Schrödinger. Explícale lo de la caja y que nunca sabréis si la cosa va a funcionar o no si no lo probáis. Éxito seguro, te lo garantizo. Y si pruebas de dar el beso y recibes un guantazo… piensa que la mejilla roja sólo durará unos minutos.

0 comentarios:

Publicar un comentario