miércoles, 19 de septiembre de 2012

El deporte de hablar


Quedan ya pocas semanas para que llegue la primavera. Con el asomo de esta estación también vuelve el buen tiempo y el calor. Los primeros tirantes, tras meses ocultos bajo los jerséis o en los armarios, salen a relucir por nuestras calles, y cada metro cuadrado de césped en los campus universitarios se paga mejor que un apartamento a primera línea de costa. Nuestras hormonas y el polen de las plantas, cogidos de la mano, campan a sus anchas por el aire desperdigados, intentando hincar el diente donde sea.  Y como tenemos que enseñar palmito en poco tiempo, debemos ponernos a tono. Toca ir al gimnasio y comer mejor. Otra solución para quemar calorías: hablar.

Hablar es el deporte nacional de las madres. No pueden estar calladas. Revientan si no lo hacen. Y claro, despliegan sus mejores habilidades cuando nos ven después de mucho tiempo sin hacerlo. Un ejercicio donde la quema calórica es bastante superior a la que todos imaginamos. 

Se calcula que en una hora de conversación, en la cual no haya otro tipo de actividad corporal, es decir, se esté sentando, se pueden llegar a quemar hasta 68 Calorías. Porque hablar no sólo es mover la lengua. Se ejercitan los músculos abdominales, una de las partes del cuerpo que más necesita quemar mientras se utiliza. Aparte, la actividad cerebral también consume energía para que podamos hablar. Sí que es cierto que a veces parece que quien habla no piense, pero el hecho incluso de hablar sin pensar consume también calorías. 

Si quieres comparar la actividad de hablar con otro deporte, verás que corriendo una hora se gastan 600 Calorías (lejos de las 68 Calorías que se consumen hablando). Mucha diferencia, aunque no sé si suficiente por el gran esfuerzo que supone desplazarte hasta el gimnasio, cambiarte, sudar, ducharte, volver a casa… en lugar de sentarte en el sillón y darle a la sinhueso. Por cierto, cuidado si quieres comparar calorías con Calorías o kilocalorías. Lo tenéis en otro post de hace unos meses.

Aunque la forma más saludable de quemar calorías ya te puedes imaginar cuál es. Los estudios dicen que haciendo el amor se queman casi 500 Calorías cada hora. Aquí el problema sería aguantar una hora entera, claro. Además, uno se siente mucho mejor después de hacer el amor que después de ir al gimnasio. Es cierto que no se habla mucho durante el acto. Más bien se grita. En algunos casos mucho (suele ser siempre el vecino). Esto no está contabilizado en el cómputo de calorías. Así que mejor que hablar en el sofá...

0 comentarios:

Publicar un comentario