jueves, 20 de septiembre de 2012

El color de la mariquita


En el anterior post hablamos de jardinería. Como bien sabrás, el color de las plantas es vital para que los insectos lleven a cabo la polinización. En el mundo de los insectos los colores no son precisamente para atraer a nadie. Más bien todo lo contrario.

 Muchos insectos y reptiles adoptan colores para pasar inadvertidos. Se camuflan con los mismos colores que su entorno para evitar que sus depredadores puedan acabar con ellos.

Pero otro método consiste en todo lo contrario. Aquí está el caso de la mariquita. Tiene su caparazón teñido de rojo para simular de que se trata de una especie venenosa. Así, pájaros y otras aves no se atreven a comérselo por el miedo a que se les pueda indigestar en el estómago.

Y como siempre te preguntarás cuál es la función de este insecto en la naturaleza. Muy sencillo. Se encarga de comerse a ácaros, cochinillas o pulgones. Así que mejor que no desaparezca.

0 comentarios:

Publicar un comentario