martes, 18 de septiembre de 2012

El Burj al Arab


Estaba hoy leyendo la prensa cuando me han llamado la atención unas baratísimas ofertas de agosto en hoteles de la costa mediterránea. Pero he pensado: ¿vale la pena gastarse tanto dinero para encontrarse la playa llena de gente y edificios que destrozan el paisaje? 

Ahora que estamos en plena época vacacional, me ha venido a la cabeza un destino un poco más exótico y lejos de nuestros complejos hoteleros costeros como Benidorm. Se trata del Burj al Arab, el hotel más lujoso del mundo ubicado en Dubai. Aquí ya no se debate si se vulnera o no la ley de costas porque el hotel está dentro del mar sobre una isla artificial.

El hotel se inauguró en 1999, hace casi 9 años. Aún así, sigue hoy en día con la calificación de hotel de 7 estrellas, aunque el número máximo oficial que se le puede dar es de 5. Tiene una altura de 321 metros y cuenta con 18 ascensores. Entre sus numerosos restaurantes, destaca el panorámico situado en la parte superior del hotel, y el submarino, al cual se accede a través de un túnel.  ¡Y nada de habitaciones! Allí todo son suites dobles, concretamente 202.

Para sostener tal cantidad de cemento y mármol se necesitó excavar bajo tierra la distancia equivalente a un edificio de 10 plantas, donde se asientan los cimientos del hotel. El esqueleto de acero está diseñado a prueba de terremotos y huracanes.

Lo sorprendente es que el hotel siempre tiene reservas. Suerte tienen los accionistas del hotel que el mundo esté lleno de millonarios. Para ellos, alojarse en un hotel como este es como para nosotros comprar un Sugus en un quiosco.

Si tienes interés, aquí tienes el link directo del hotel. No dudes en llamarme si te falta un acompañante.

0 comentarios:

Publicar un comentario