martes, 18 de septiembre de 2012

Desviar la atención para sobrevivir


“Siempre aparcaré mi coche al lado de otro más moderno. Si viene un ladrón, seguro que pondrá sus ojos hacia el que esté más nuevo”. Éste era el lema de mi padre siempre que íbamos a comprar al Pryca (ahora Carrefour) los sábados por la mañana.

“Me casé con tu padre porque era simpático, no por ser atractivo. De esta manera no vendrá ninguna lagarta para robármelo”. Frase célebre que soltó mi madre de forma desafortunada en una cena con la presencia de su suegra. 
Hoy el tema va de desviar la atención. Ninguna de las pequeñas anécdotas familiares habría tenido lugar si el planeta Júpiter no estuviera cerca de la Tierra ¿Por qué? La razón es muy sencilla: actúa como escudo protector de los asteroides y cometas

Hablemos un poco de Júpiter. Si alguna vez te has fijado en los pósters, es el mayor planeta del Sistema Solar y el más pesado. Su diámetro es casi 11 veces el de la Tierra y su masa casi 320 veces la terrestre. 600 millones de kilómetros nos separan de él. Vaya tostón de cifras.

El papel importante de esta historia lo juega la enorme fuerza gravitatoria de Júpiter. Mucho superior a la de la Tierra, es capaz de desviar cometas y asteroides que se dirigen hacia nosotros. Tal es su fuerza de gravedad que la mayoría de sondas que mandan las agencias espaciales a planetas más lejanos van primero hacia Júpiter. Allí, sin llegar a impactar con el planeta, reciben una aceleración suficiente como para llegar a su destino.

¿Y qué pasa con los asteroides que no entrañan peligro y gracias a Júpiter pasan rozando la Tierra? De esos no se habla, ¡mira por dónde!

Aprende de la naturaleza. Mensaje para las chicas: en la próxima fiesta no te pongas un escotazo. Ponte sólo un escote. Así los buitres no te atacarán a ti primero. Cuestión de supervivencia

0 comentarios:

Publicar un comentario