martes, 18 de septiembre de 2012

Conexión laSexta-NASA en directo


16:50h. Toda la redacción de informativos preparando la reunión de la tarde. En los monitores de televisión, las agencias de noticias: Atlas, Reuters, APTN… y el canal enemigo: Cuatro. Nuestra selección de fútbol ya estaba calentando para el partido contra Suecia de la Eurocopa. Y como los del tiempo siempre estamos en las nubes, ni partido de España, ni agencias, ni hostias. Javier y yo “in connection” con la nariz pegada a la pantalla del ordenador viendo llegar el Discovery en directo.

Pedimos permiso para no entrar en la reunión. Las únicas noticias del tiempo seguían siendo las inundaciones en los EEUU, más terremotos en China y Japón y las temperaturas tórridas de Andalucía. Era mucho más importante ver en directo cómo se podía estrellar el Discovery.

Tras comprobar con decepción en www.heavens-above.com que desde Madrid no podríamos ver pasar el trasbordador espacial encima de nuestras cabezas en el proceso de aterrizaje, decidí entrar en la web de la NasaTv. De repente se empieza a oír una comunicación, al estilo conversación telefónica, entre la base de la NASA en tierra y los tripulantes del Discovery. A los tres segundos, imágenes del cielo azul. La retransmisión era en riguroso directo, con la comunicación tierra-Discovery en abierto, e incluso con comentarista. La calidad de imagen excelente y sin cortes de conexión.

La primera imagen del trasbordador hizo que Javier y yo nos acercáramos más aún a la pantalla. El zoom de las cámaras de la retransmisión al máximo hacía que el Discovery se desenfocara de vez en cuando. La comunicación entre la nave y tierra nos iba diciendo a qué altura estaban y a cuántos minutos del aterrizaje. Pudimos disfrutar de más de un ángulo de visión, contando incluso con una cámara subjetiva frontal de la nave.

Una vez aterrizó en la pista, mezcla de alegría y decepción. Alegría por el milagro de hacer aterrizar de forma tan precisa un aparato de tal magnitud sin motor y sólo planeando. Decepción por no haber visto estrellarse la nave en directo. Todo fue perfecto. Demasiado. Algo imprevisto, algo de emoción, no hubiera estado mal. 

0 comentarios:

Publicar un comentario