martes, 18 de septiembre de 2012

Cómo huir de un pedo


Hoy toca volver a un tema que dejamos pendiente hace semanas: las ventosidades humanas. O mejor dicho, los pedos. ¡Qué tema más apasionante! (para recordar, ver post "La física del pedo").

Vamos a aprender cómo escapar de ellos. Lo haremos gracias a un invento chino: el simulador de pedos.  Antes de ver el vídeo explicativo lee el post entero. Puedes ir preparando los altavoces porque el sonido no tiene desperdicio.

El método de mover la mano como la cola de un perro feliz para escampar el pedo en el aire es fatal. El metano es un gas que a muy bajas densidades es fácilmente detectable. Tampoco soplando como un ventilador hacia todas direcciones es una buena solución. Tras la eyección fatal del gas por parte de nuestro culo lo mejor no es intentar acabar con el pedo, sino huir de él.

La mejor manera de deshacerse de un pedo no es salir corriendo. ¡Error! Si avanzas de frente, crearás un vacío de aire detrás de ti que será ocupado por el metano y te seguirá durante unos instantes.

La solución es retirarte hacia la derecha o la izquierda sin girar el cuerpo. Con este movimiento el aire se ve poco afectado ya que somos más aerodinámicos si nos desplazamos hacia un lado que si avanzamos de forma frontal. De esta manera, tal y como podrás ver en el vídeo educativo, te podrás desprender del  pedo y no te seguirá.

Cuando domines este ejercicio puedes divertirte con él. Calcular hacia qué dirección sopla el viento, moverte de forma estratégica, soltar el regalito y ver cómo reacciona la gente cuando la ráfaga de aire hace su trabajo.

0 comentarios:

Publicar un comentario