miércoles, 19 de septiembre de 2012

Bolígrafos en el espacio


Lo que te voy a escribir hoy va a tirar por los suelos un mito que todos los estudiantes de física contábamos en nuestras fiestas universitarias cuando queríamos ligar. No era una gran estrategia porque nunca daba resultado. Pero aún hoy en día, cuando me reúno en Barcelona con antiguos compañeros, recordamos con una sonrisa cómo empezaba nuestro ritual de intento de apareamiento: “guapa, ¿quieres que te cuente una anécdota de la NASA?”. Ahora que han pasado los años, no me extraña que las chicas se fueran corriendo. Y no era por las marcas de acné, por cierto.

A la NASA, durante sus años de máximo esplendor (ahora no pasa por el mejor momento precisamente), se le acudió desarrollar un nuevo tipo de bolígrafo para sus astronautas. Aparentemente, sin gravedad no podrían funcionar. Se gastaron millones de dólares para fabricar un bolígrafo con cartuchos de tinta a presión. Al mismo tiempo, los rusos usaban lápices. Aquí acaba el chiste.

Resulta que todo esto no tenía nada de cierto. En el espacio, los bolígrafos baratos, como el Bic, funcionan perfectamente. Fue Pedro Duque quien hizo la confesión. Por cierto, aunque salga económico, el boli Bic acaba siendo el más caro porque siempre te acaba desapareciendo. Pero eso no era todo. También afirmó que los rusos siempre habían usado bolígrafos, y no lápices. ¡Nos han tenido engañados tanto tiempo!

¿Quieres que te cuente otra anécdota de la NASA?

0 comentarios:

Publicar un comentario