jueves, 20 de septiembre de 2012

Adelgazar en verano y en invierno


La foto que encabeza el post de hoy me ha despertado ternura. Es cierto que muchas veces, por mucho que queramos, no alcanzamos los objetivos físicos que se deseamos. La herencia genética es vital. No podemos pretender medir dos metros si nuestros padres miden 1,70, o ponerte una 36 de pantalón si tu padre es ancho.

Hoy te quiero plantear una cuestión: ¿cuándo consume más calorías el cuerpo, sudando en verano o aguantando el frío en invierno? Es decir, si estamos tumbados en un sofá sin hacer absolutamente nada, ¿cuándo se consume más, en la época de calor o en la de frío?

En ambos casos el objetivo es regular la temperatura corporal, que consideramos normal a 37ºC (puede cambiar de una persona a otra). La respuesta correcta es en invierno.

En verano sudamos para provocar la evaporación del sudor en la piel y así bajar la temperatura. Pero el consumo calórico que requiere es inferior al que el cuerpo necesita en invierno para compensar el intenso frío que hay en el exterior. Incluso temblando algunas veces.

¿Y cuándo se gasta más haciendo deporte, en verano o en invierno? En este caso, será al revés. Aparte del calor provocado por el ejercicio, el cuerpo tiene que compensar el exceso de calor del exterior.

0 comentarios:

Publicar un comentario