¿Por qué hay fruta de tantos colores?

Detrás de los llamativos colores de la fruta hay una lucha encarnizada por la supervivencia

¿Superó la barrera del sonido Baumgartner?

Un gran evento publicitario que merece ser analizado más profundamente

Los helados y el dolor de cabeza

Ahora entenderás por qué te duele la cabeza al comerte rápido un helado

Otras formas de beber

Algunos insectos disponen de sistemas alternativos muy curiosos

Uno de los suicidios más famosos

Detrás de los azucarillos alargados se esconde una gran tragedia

lunes, 24 de diciembre de 2012

El misterio de la luz de la nevera



No hay niño que se resista al poder de atracción de la luz de la nevera. Aún recuerdo la cantidad de veces que de pequeño cerraba la puerta lentamente, asomando la cabeza por el lado, intentando ver el momento exacto en el que se apagaba la luz. Un buen pulso era primordial. Se hacía el silencio. Eran necesarias las dos manos para tener más control. Poco a poco hasta que… ¡ya! ¡Luz apagada! Momento de abrir la nevera otra vez y probar de nuevo. Con tantos intentos al final siempre aparecía mi madre gritando “¡Cierra la nevera!” Los sustos eran tremendos. Por lo que veo en la redacción, todos alguna vez han intentado lo mismo.
Palanca que activa y desactiva la luz de la nevera

El funcionamiento de este artilugio no es ningún secreto. Cuando se cierra la puerta de la nevera, ésta empuja una palanca de plástico que a su vez, corta el paso de la electricidad del circuito que tiene en su interior. Así, la luz se apaga. Cuando se abre la puerta, vuelve a cerrarse el circuito eléctrico, la electricidad puede circular y la luz se enciende. En el siguiente esquema lo verás fácilmente.


 


Siempre nos puede quedar la duda de si la luz de la nevera se apaga o no se apaga cuando cerramos la puerta. Ante esta paranoia hay soluciones fáciles. La más sencilla es la de tocar la luz al abrir la nevera. Si está caliente querrá decir que tenemos un problema. La otra solución más moderna es dejar el móvil grabando dentro y ver luego qué es lo que se ha capturado.
Pero la gran pregunta que siempre me he hecho, y mi madre nunca supo contestar, es por qué el congelador no tiene la misma luz. Básicamente porque las bombillas no están pensadas para resistir tan bajas temperaturas. El segundo motivo es por las pocas veces que se abre el congelador. No sale a cuenta poner un dispositivo que costará sus euros instalarlo.
Hoy en día encontramos el mismo gadget para los armarios más oscuros. Aquí tienes el ejemplo, a modo de botón:
Luz automática colocada en un armario

Aún hoy en día juego a apagar la luz dándole al interruptor con el dedo con la puerta abierta. Si haces la prueba verás lo rara que queda la nevera totalmente a oscuras.

domingo, 16 de diciembre de 2012

Cuando llega el invierno, orinamos más


Queda muy poquito para estrenar el invierno. Lo haremos el viernes día 21 a las 12:12h. Cada día que pasa, bajan más las temperaturas. Así, nos estamos acercando a las semanas que suelen ser las más frías del año. Si no se acaba el mundo, notarás que haces pis más a menudo. ¿Por qué?
Para comprenderlo primero tenemos que retroceder hasta los días calurosos del verano. Esos días en los que pasamos tanto calor y sudamos sin parar. El mecanismo de sudoración de la piel es utilizado para regular la temperatura de nuestro cuerpo, siendo la evaporación del sudor el método para refrescarnos.
En invierno no es necesario bajar la temperatura de nuestro cuerpo. Las glándulas sudoríparas no deben trabajar tanto y no se emplea tanta agua para producir el sudor. El agua que no se utiliza se debe eliminar y se hace, como no, por el sistema urinario.  Este es el motivo principal por el cual en los meses más fríos del año vamos más al baño.
Y una pequeña aclaración por si has leído el post “Los perros no sudan”. Ellos también orinan más en invierno. Aunque su piel no sude, regulan la temperatura dejando secar la saliva en la boca y el hocico. En los meses más fríos del año no utilizan tanta cantidad de agua para este fin, y la sobrante se tiene que eliminar. ¿Dónde acaba todo este exceso? En farolas, neumáticos, esquinas, y en el caso de los perros mejor adiestrados, en el pipi-can.    

sábado, 1 de diciembre de 2012

¿El mayor cometa de la historia llega en 2013?


Un cometa que brillará como 15 lunas”, “cometa histórico en otoño de 2013” o “un súper cometa para 2013” fueron titulares que pudimos leer en la prensa el pasado mes de septiembre, cuando fue descubierto el “C2012 C1 ISON” por los científicos rusos Vitali Nevski y Artyom Novichonok. Ya conocéis mi pasión por la astronomía, así que intentaré aclarar a qué nos enfrentamos el año que viene. Algo apasionante, pero que obliga a ir con cautela.
De un cometa se puede conocer su trayectoria a la perfección, pero ya no tanto su comportamiento cuando se acerca al sol. En el siguiente gráfico podemos ver por dónde va a circular durante los próximos meses: irá directamente hacia el sol, rodeándolo, y volverá a abandonar el Sistema Solar.

Trayectoria del cometa C2012 C1 ISON (en azul claro)

A medida que el cometa se acerque al sol, más visible será. En especial, su cola, formada por material sublimado, evaporado y pequeños fragmentos que se van separando del núcleo.
El día de mayor visibilidad será el 28 de noviembre de 2013, cuando el cometa estará más cercano al sol. En astronomía esto se denomina Perihelio. Pasará a “tan solo” 1,2 millones de kilómetros. Debemos tener en cuenta que la Tierra se encuentra a 150 millones de kilómetros del mismo sol, así que astronómicamente pasará muy cerca.
Ahora que ya sabemos su recorrido, llega la gran pregunta: ¿cuánto brillará? Ni mucho menos lo hará como 15 lunas, eso es una barbaridad. ¿Os lo imagináis? ¡Sería casi de día! La NASA estima que tendrá una magnitud negativa (que quiere decir que brillará mucho) y lo hará lo suficiente para poderse ver a simple vista. Incluso brillar más que Venus:

Venus en el anochecer


Si su brillo es superior, podría verse incluso durante el día, tal y como ya ha pasado con otros cometas.
Cometa Mc Naught (año 2007)

Como pasará tan cerca del sol, en los días de mejor observación lo encontraremos en el oeste justo al ponerse el sol, o en el este antes de amanecer. Se podrá ver una cosa parecida, en brillo y posición, a esto:

Así se espera ver el cometa en noviembre de 2013


Si todo va bien, durante el próximo verano ya se podría ver con prismáticos, y a simple vista entre noviembre de 2013 y enero de 2014.
Ahora nos tenemos que hacer otra pregunta: ¿qué posibilidades hay de que todo esto ocurra? Es imposible saberlo. La NASA únicamente se ha pronunciado diciendo que pueden pasar dos cosas: que llegue y sea muy brillante, o que "se esfume”, palabras literales, a medida que se acerque al sol. Y tan anchos se quedan. En realidad, no pueden, ni saben, decir nada más. 
Así que toca ir con cautela y no dejar que la excitación nos impida ver la realidad. Seguramente no tendremos un cometa que brille como 15 lunas. Aunque sería tan bonito, y a la vez terrorífico, poder ver, por ejemplo, un atardecer así en la playa de Barcelona:


Montaje de lo que podría ocurrir en noviembre de 2013

Resumiendo, a estas alturas sabemos que un cometa se dirige hacia el sol, pasará muy cerca de él, podremos verlo desde la Tierra, pero no podemos estimar cuánto brillará.

Por cierto, el día de mayor visibilidad será el día de Acción de Gracias en los Estados Unidos. ¡Menuda fiesta montarán!

Fuentes:
Astronomy now, livescience, NASA, grafismo la Sexta Noticias

jueves, 22 de noviembre de 2012

La leyenda de los azucarillos alargados


Seguro que alguna vez, al tomar café con un grupo de gente, alguien te ha contado que el inventor del azucarillo alargado se suicidó porque nadie supo entender cómo se utilizaba. Puede tratarse o no de una leyenda urbana, pero sí es cierto que no lo usamos correctamente.

Los azucarillos normales, es decir, los que tienen forma rectangular o cuadrada, contienen una pequeña parte de aire. Esto permite, antes de echar el azúcar al café, que el consumidor lo agite para así despegar los cristales de azúcar que se hayan podido pegar por culpa de la humedad. Luego se abre por uno de los extremos y se vierte en la taza.

Azucarillos rectangulares


Los azucarillos alargados prácticamente no contienen aire. El azúcar va comprimido. Están diseñados para partirse por la mitad, tal y como partirías un lápiz, y luego verter su contenido en la taza. Así, se ahorra espacio a la hora de almacenarse y se evita el agitar antes de usar y los trozos de papel sueltos por la mesa.

Después está el otro grupo de azucarillos alargados que están preparados para abrirse por un lado. Si el inventor del diseño levantara la cabeza…

Si duda, mi mejor opción son los ladrillos de azúcar comprimido. Más que por la comodidad, por la distracción al ver cómo se va deshaciendo a medida que se sumerge en la espumilla del café.


Azucarillos comprimidos


La próxima vez que te tomes un café y tengas la posibilidad de usar un azucarillo alargado, haz la prueba: pártelo por la mitad y deja que el azúcar caiga en la taza. Dime después cómo lo haces para no desparramar el azúcar por toda la mesa. Yo aún no lo he conseguido.



lunes, 15 de octubre de 2012

El teleprompter, prompter, autocue, cue...


Muchos de nuestros amigos y amigas nos han preguntado alguna vez: ¿la presentadora lee o se lo sabe? ¡Ah! Pregunta aparentemente comprometedora… pero no lo es. La respuesta es fácil: lee, pero se lo sabe.
Este invento, al que se puede llamar teleprompter, prompter, autocue o cue, y que no utilizamos los meteorólogos, es de gran ayuda para presentar los informativos. Lo que debemos tener en cuenta es que todo lo que lee la presentadora o el presentador se lo ha escrito previamente, así que sabe perfectamente de lo que está hablando.

Teleprompter de cámara

Consta de tres elementos básicos: una pantalla plana colocada de forma horizontal, un vidrio en un ángulo de 45 grados y, lógicamente, una cámara.

El elemento más importante es, sin duda, el vidrio. Es transparente para la luz que llega de forma horizontal, pero actúa a modo de espejo en el ángulo de 45 grados. Así, las letras de la pantalla horizontal que están invertidas, el vidrio las vuelve a invertir y las hace mover de abajo a arriba para que el presentador pueda leerlas. El espectador no nota absolutamente nada.

Teleprompter de podium utilizado por Barack Obama

Los teleprompter que más repercusión han tenido han sido los que han utilizado, por ejemplo, Barack Obama y Mitt Romney. Son los autocue de pódium o presidenciales, completamente transparentes para no distraer al público. Solo el orador ve las letras moviéndose.

Mitt Romney con su teleprompter presidencial

Teleprompter de podium o presidencial

Los presentadores del tiempo no lo utilizamos ya que nosotros ya contamos con nuestro particular cue: los mapas. Alguna vez he tenido que leer una noticia de última hora y os aseguro que es complicado. Más, cuando no eres tú quien lo maneja. Habitualmente se suele pasar el cue con un pedal de pie.

El cue del plató de la Sexta Noticias

A partir de ahora cuando veas a una presentadora de informativos buscar entre sus papeles, es que el prompter ha fallado, ella se ha perdido o el vídeo que se tenía que emitir no ha llegado a tiempo.
Para los más modernos, os dejo un pequeño invento para ensayar el cue en casa con una tablet. Hay aplicaciones para descargarse que lo simulan.

Estructura de teleprompter para iPad 

¿Superó la barrera del sonido Baumgartner?


Es el titular del día en los medios de comunicación: “El primer hombre que consigue superar la barrera del sonido”. La cosa no está tan clara. Voy  a intentar explicarte el motivo.

La velocidad del sonido todos sabemos que es de 1234,8 km/h. Superar esa velocidad implica romper la barrera del sonido. También conocido como “Mach 1”. Pero lo que nadie posiblemente nos dijo es que esa es la velocidad del sonido en la troposfera. Es decir, en la capa más baja de la atmósfera donde vive el ser humano y que tiene un grosor de casi 20 km. 



Capas de la atmósfera
 
Al superar la barrera del sonido en la troposfera se produce una explosión y una nube de condensación que rodea el cuerpo que la supera, de la misma manera que puedes observar en la imagen a continuación.


Avión rompiendo la barrera del sonido

Si Felix Baumgartner hubiera superado la barrera del sonido en esta capa de la atmósfera hubiéramos visto el efecto que se ha reproducido en este montaje:
Felix Baumgartner rompiendo "supuestamente" la barrera del sonido

Pero el austriaco subió a la estratosfera, la siguiente capa de la atmósfera. Ascendió hasta los 39 km de altitud. Allí la temperatura es mucho más baja, hay menos humedad y distinta densidad del aire. Como la velocidad del sonido depende de estos factores, se estima que en la estratosfera la velocidad del sonido disminuye aproximadamente hasta los 1.110 km/h. Baumgartner llegó a descender a 1.173 km/h.
Entonces, ¿podemos decir que superó la barrera del sonido? En la troposfera seguro que no. En la estratosfera teóricamente sí. Ahora bien, no se produjo ni explosión ni condensación. Respecto a la explosión, Baumgartner en la rueda de prensa dijo que no notó nada. Tampoco se vio una nube de condensación en ningún momento, pero no sabemos si con tan poca humedad se podría producir. 
Así que mi respuesta sería que teóricamente sí superó la barrera del sonido a esa altura, pero no podemos comprobarlo.


viernes, 12 de octubre de 2012

A vista de pez


El segundo objetivo fotográfico más deseado es el famoso “ojo de pez”. El primero, sin duda, es el “teleobjetivo”. Como no, ambos son los más caros que hay en el mercado. Siempre puedes comprar uno de segunda mano o marcas menos conocidas, aunque compatibles, para obtener estas fotografías. Sin duda vale la pena invertir en ellos porque los resultados son siempre espectaculares.

Los objetivos “ojo de pez” son aquellos que ofrecen un ángulo de visión muy grande. Si vas a una tienda y te fijas en ellos, son los que tienen una distancia focal inferior a 35mm. Tienen la ventaja de cazar una gran área de visión, pero también producen aberraciones ópticas que pueden llegar a gustar o no. El resultado, sin duda, siempre salta a la vista.

Ojo de un pez

Tal y como indica el nombre, en las fotografías hechas con estos objetivos podemos ver exactamente lo mismo que vería un pez en el agua. Salvando, claro, las diferencias de color producidas por ser dos retinas muy distintas. Su campo de visión debe ser amplio al ser un animal muy desprotegido y que puede ser cazado con facilidad.

En las siguientes imágenes podrás ver perfectamente la semejanza entre un ojo de un pez y un objetivo “ojo de pez”.


Ojo de un pez comparado con un "ojo de pez" de 6mm
 
Ahora lo que me gustaría saber es el campo de visión exacto del siguiente pez. Para no perderse nada, ¡vamos! ¡Jajaja!

 
Pez telescopio de agua fría



jueves, 11 de octubre de 2012

El curioso ruido de la marcha atrás


Mucho han evolucionado los coches en la última década. Cada vez hay más coches eléctricos circulando por nuestras calles. Lo hacen de forma silenciosa, solo con un ligero ruido confuso que hacen sus neumáticos al apoyarse en el asfalto.

Si hay algo que me sigue llamando la atención de los coches de toda la vida es el fabuloso ruido que hacen cuando circulan marcha atrás. Algo que seguro echaré de menos dentro de unos años.


Antes de aclarar por qué ocurre, cabe tener en cuenta que un coche está preparado para ir hacia adelante, no hacia atrás. Esto se puede comprobar en el mundo de la competición. En la Fórmula 1, por ejemplo, no disponen de ella.


El motivo lo tenemos que buscar en la forma de los engranajes del cambio de marchas. Tienen un diseño helicoidal, tal y como puedes observar en la siguiente imagen. Esto proporciona un paso rápido, gradual, limpio y silencioso entre los dientes.

Engranajes helicoidales

En la marcha atrás esto no pasa. Los engranajes tienen los dientes rectos y el encaje entre los dientes es más violento. Por lo tanto, más ruidoso.

Engranajes rectos

En un futuro no muy próximo este ruido dejará de existir, pero no el estridente de los camiones y vehículos de obras que de tantas siestas nos han despertado.

domingo, 7 de octubre de 2012

¿Por qué en invierno hay más atardeceres rojos?


Seguramente nunca te habrás parado a pensar que es en otoño e invierno cuando tenemos los atardeceres más bonitos. El motivo suele ser que durante esos meses se hace de noche más temprano y estamos más pendiente de ello. Lo mismo pasa con los amaneceres. En la época de más frío los solemos ver al ir a trabajar. En verano normalmente estamos durmiendo.

Durante el día los rayos del sol caen de forma bastante vertical hasta nuestros ojos. La luz solar tiene que cruzar la atmósfera, y en este recorrido, sufre pequeñas desviaciones provocadas por partículas que contiene la atmósfera. En ella hay polvo en suspensión, ceniza, agua… Así que la luz que nos acaba llegando del sol es el producto de múltiples reflexiones y refracciones. Recordamos que la luz es blanca y es la suma de todos los colores de sus longitudes de onda. Piensa en el arco iris.

Descomposición de la luz blanca con un prisma

Durante la mayor parte de las horas diurnas la luz que sale del sol se desvía en la atmósfera y las longitudes de onda que más se dispersan y nos acaban llegando son las azules. Las rojas se quedan por el camino. Por eso durante el día el cielo es azul.


En los amaneceres y atardeceres la luz del sol ya no cae tan vertical. Tiene que cruzar una parte más grande de atmósfera. Las colisiones que sufre la luz solar son mayores ya que hay más partículas en suspensión al haber más volumen de atmósfera, y esto acaba repercutiendo en la luz que nos llega a nosotros. En este caso nos llegan los tonos más cálidos, los rojos.


Es decir, las longitudes de onda más cortas (azul) son absorbidas en los atardeceres y amaneceres y nos acaban llegando solo las longitudes más largas (rojo). Durante el día pasa justo lo contrario. Esto en física se denomina dispersión de Rayleigh. En este gráfico lo entenderás mejor:

Color del cielo dependiendo de nuestra posición


Como en los meses de más frío, es decir, las estaciones de otoño e invierno, el sol siempre está más bajo, este efecto se produce más fácilmente.


sábado, 6 de octubre de 2012

¿Por qué los duelos se hacían al amanecer?


Si te has fijado, en las películas del oeste los duelos a vida o muerte se hacen al amanecer. Y no solo los duelos, sino algunas grandes batallas empiezan coincidiendo con la salida del sol. ¿Casualidad? No. Los directores de las películas saben lo que hacen.  

En esa época los relojes brillaban por su ausencia. La única manera de quedar dos o más personas en algún lugar a una hora concreta era haciéndolo tomando como referencia la posición del sol. De todas las posiciones singulares que tiene el sol en un día, el amanecer es la que provoca menos confusiones.

De esta manera los duelos se hacían coincidiendo con el amanecer. Todo el pueblo sabía exactamente que a la que el sol empezara a asomarse por el horizonte, el espectáculo empezaba. El poder de convocatoria era muy grande.

No solo los duelos utilizaban el amanecer como referencia temporal. Algunas batallas también empezaron con los primeros rayos de luz. Espero que lo hicieran habiendo desayunado.

lunes, 24 de septiembre de 2012

El olor a lluvia, clave para la supervivencia


El pasado sábado 22 estrenamos el otoño. Tras días y días sin llover en muchas zonas de nuestro país, ayer empezó a hacerlo. Hacía muchísimo tiempo que al abrir la ventana no venía ese olor tan rico a humedad, a lluvia recién caída. Este olor tiene más secretos de lo que imaginamos porque el agua, como sabrás, no sabe ni huele a nada. Entonces… ¿por qué huele al llover?

El aroma que nos llega durante estos días no es otra cosa que un tipo de alcohol. El alcohol es muy volátil, por eso se usa en los perfumes. Cuando los microorganismos que forman parte de la vegetación mueren, producen unas bacterias, las Streptomyces coelicolor. Estas bacterias producen un compuesto químico que se denomina Geosmina, que queda reposando en el suelo y si nadie la molesta, de ahí no se mueve.

Cuando empieza a llover después de mucho tiempo sin hacerlo, las gotas de agua entran en contacto con la Geosmina. Parte de esas gotas, sobre todo en verano y gracias al calor, se evaporan rápidamente y ascienden, poniendo en movimiento esta Geosmina a través del aire hasta que llega a nuestra nariz.

Este olor es vital para ciertos mamíferos. Especialmente para aquellos que viven en condiciones de falta de agua. Localizar dónde ha llovido gracias a la Geosmina puede salvarles la vida. Por eso el ser humano huele la lluvia, porque somos mamíferos.

Así que este olor tan rico a lluvia recién caída… no es más que el olor a organismos muertos. Ha perdido todo el romanticismo, ¿verdad?

jueves, 20 de septiembre de 2012

Cómo se mueve un huracán en el Atlántico


Septiembre suele ser el mes de más actividad de huracanes en el Atlántico y cuando estos tienen más fuerza. Se trata, más o menos, del ecuador de la temporada que empieza el 1 de junio y acaba el 30 de noviembre. Hay un pequeño truco para adivinar cuándo los huracanes empiezan a tener mayor peligrosidad: cuando se llega a la letra K. Acuérdate de nombres como Katrina o Mitch.
Te dejo una imagen espectacular del huracán Katrina, que alcanzó la categoría máxima en la escala de huracanes.


Justamente ahora tenemos tres ciclones afectando la zona atlántica: dos tormentas tropicales y un huracán.
 

  
Antes de seguir, un pequeño paréntesis para aclarar la diferencia entre ciclón, huracán y tifón. Todo son ciclones, pero dependiendo de la zona del planeta que afecten se llamarán tifón (en el Pacífico) o huracán (en el Atlántico). Por orden creciente de velocidad de los vientos, esta es la nomenclatura que se utiliza en meteorología: borrasca tropical - tormenta tropical - huracán categoría 1 - huracán categoría 2 - huracán categoría 3 - huracán categoría 4 - huracán categoría 5.

Como pasó con el reciente huracán Irene que afectó a la ciudad de Nueva York, la trayectoria de los huracanes en el Atlántico suele ser muy previsible. Todos siguen un mismo patrón, aunque como la atmósfera es caótica, a veces pueden darnos alguna sorpresa.   

Los huracanes se forman siempre en las mismas zonas de nuestro planeta. Suelen ser zonas donde las aguas son cálidas. Mira las dos imágenes que te pongo a continuación. La de la izquierda indica la temperatura del agua del mar y la de la derecha el recorrido de los huracanes de la pasada temporada 2010.



 
Un buen ejemplo del típico movimiento de los huracanes en el Atlántico sería el actual Katia.

 

Los vientos alisios, que en las Islas Canarias llegan del Nordeste, desplazaron este ciclón, cuando aún era tormenta tropical, hacia el Oeste. Fíjate en el curioso mapa de vientos que te adjunto.
 

   
Una vez llega a zonas cercanas al Caribe o toca tierra, los vientos alisios se debilitan. En este punto dejan de tener importancia los alisios y toma relevancia la fuerza de Coriolis, que desplaza los huracanes hacia el Norte. En este momento queda bajo la influencia de los vientos globales, o Corriente del Golfo, que soplan de Oeste a Este. Es donde ahora mismo se encuentra Katia. En este recorrido suelen perder más fuerza, hasta que llegan a Europa en forma de borrasca común. Quizá Katia nos dé una sopresa y llegue como tormenta tropical al Reino Unido.
Como antes hemos comentado, esta es la trayectoria más común de los huracanes. Pero a veces la atmósfera es caótica y nos deja recorridos de huracanes curiosos, como Hanna, en 2008, cuando modificó su camino constante para afectar Haití, y luego seguir con su viaje. 


Dentro de unos días hablaremos de los huracanes en el Mediterráneo. Están documentados y quién sabe si en un futuro nos tendremos que acostumbrar a ellos.



El termómetro de Galileo


De todos los tipos de termómetros que existen este es mi favorito. Lógicamente uno preside el salón de mi casa. Lo compré en Andorra hace casi 15 años con mi paga, por eso que dicen que allí todo es más barato. Me ha acompañado en todos los pisos en los que he estado.

Como ves en la imagen, el termómetro lo constituye un cilindro de vidrio cerrado lleno de un líquido transparente. En la mayoría de ellos suele ser agua  un líquido con alcohol. En el interior hay unas bolas que contienen una parte de líquido coloreado y otra de aire. De cada una de estas esferas cuelga una chapita metálica con un valor de temperatura escrito.

Cada esfera tiene una proporción distinta de líquido coloreado y aire. El líquido es el mismo en todas las bolitas pero se colorea para que sean más vistosas. Dependiendo de la temperatura exterior del tubo las bolas suben y bajan. La última bola que queda en la parte superior es la que dicta la temperatura del espacio en el cual se encuentra el termómetro.

¿Cómo funciona este termómetro? Se basa en el principio de Arquímedes, y como su propio nombre indica, lo inventó Galileo Galilei, que no solo tenía ojos para la astronomía. Como cada esfera tiene una cantidad distinta de aire y agua, distinta es su densidad, y cada una de ellas reaccionará de forma distinta a medida que cambie la temperatura del líquido transparente del termómetro. Si eres de los que quiere saber más, aquí de dejo un link con las ecuaciones pertinentes.

El resultado es el siguiente: a medida que sube la temperatura, más bolitas quedarán en la parte inferior del termómetro. Las últimas esferas en descender serán las que tengan menor cantidad de agua coloreada y más aire. De esta manera, cuando haga frío tendremos las bolitas en la parte superior, y cuando haga calor, en la inferior. Es decir, al revés del mercurio de un termómetro convencional.

Si rastreas un poco por la red verás algunos termómetros realmente espectaculares. También tienen un precio espectacular, claro. Los más pequeñitos son baratos y quedan muy bien en el salón de casa.

La Perseida cazada desde el espacio


Este año no ha sido uno de los mejores para ver las Lágrimas de San Lorenzo. Las nubes, incluso las tormentas en algunos casos, nos dejaron con las ganas de observar la lluvia de estrellas más famosa del año. Por si fuera poco, la luna casi llena deslumbraba ahí donde no había nubes y no nos permitía ver el cielo totalmente oscuro.

Pero hay un lugar donde las nubes no supusieron problema alguno. Ahí estaba Ron Garan, astronauta de la Estación Espacial Internacional. Su cámara de fotos tomó la imagen que encabeza este post y no tardó en subirla a su Twitter.
Estas estrellas fugaces, que en realidad no deberíamos llamarlas estrellas, porque no lo son, no se tratan de nada más que restos del paso del cometa Swift-Tuttle. Cuando estos se adentran en la atmósfera terrestre, a casi 60km/s, se desintegran.
El tamaño de cada uno de estos meteoros es mucho más pequeño de lo que imaginamos. No son piedras ni rocas como muchos piensan. En realidad son del tamaño de granitos de arena. La cuestión es que a tal velocidad la desintegración produce un gran resplandor.

¿Qué fue de los aerolitos?


Hace una semana se dio autenticidad a la piedra de granizo más grande caída en tierras americanas. Pesaba 0,88 kg. Al ver tal bloque de hielo me vinieron a la cabeza los famosos aerolitos que cayeron en España hace algo más de 10 años. Fueron unas semanas de incertidumbre donde los científicos no se ponían de acuerdo. Un auténtico caramelo para los informativos.

Yo aún era un crío y la imagen que me quedó de esa historia fue la de un bloque de hielo que apareció en la calle con un pepinillo dentro. Aunque la sombra del fraude planeó en todo momento en este asunto, los aerolitos también aparecieron en nuestros países vecinos. Eso hizo ver que la cosa iba en serio. 

Durante esas semanas los cielos estaban completamente limpios de nubes. Esto complicaba cualquier hipótesis meteorológica. También se barajaba que fueran restos de meteoritos o pérdidas líquidas de aviones comerciales.

¿Cómo acabó todo? Cada día que pasaba la noticia se fue deshinchando. No había datos concluyentes. Pasados unos meses el CSIC comunicó que se trataba de un fenómeno meteorológico poco común. Se abandonó el término "aerolito", que se reserva a objetos que llegan del espacio, y se empezó a utilizar uno más complicado: megacriometeoro. Según el CSIC ese hielo lo formaba nuestra propia atmósfera.

Aún así el resultado no fue consensuado por toda la comunidad científica. El argumento era que para que se forme granizo debe haber un núcleo de inestabilidad con una buena nube que pueda sostener tanto peso. Los cielos azules de esos días chocaban con esa hipótesis. Pero el CSIC se escudó diciendo que esos bloques de hielo se pudieron formar en las capas altas de la atmósfera. Durante esos días esa capa estaba extraordinariamente húmeda y podía haber provocado la formación de núcleos de hielo pequeños que, tras caer tantos quilómetros hasta el suelo, irían cogiendo cuerpo hasta alcanzar un tamaño tan descomunal. Y así quedó el tema.

Encontrar aerolitos con forma de botella de plástico no ayudó para nada a dar seriedad al fenómeno que nos tuvo intrigados durante tantas semanas.

La generación del pulgar y la evolución humana


Si hablamos de manos grandes y fuertes seguro que te vienen a la cabeza tus familiares del pueblo. En mi caso, recuerdo las de mi abuelo y mi padre. Dedos grandes y duros, muy duros. Piel de papel de lija, castigada por el sol, uñas rotas, durezas y sobre todo fuerza, mucha fuerza tenían esos dedos. Miles de horas de labranza en el campo, en la fábrica, en la obra, en el taller...

Ahora las nuevas generaciones, salvo algunos casos, ya no cumplimos estas características. No es que seamos peores, sino que los tiempos han cambiado. Ya no necesitamos esas manos. Las nuestras son más pequeñas, las hidratamos y además mimamos las uñas.

La ventaja que tenemos es que nuestros dedos son mucho ágiles. Especialmente los pulgares. Si este cambio en nuestra anatomía ha tenido lugar en apenas medio siglo… ¿qué pasará dentro de diez generaciones?

El que te escribe ahora mismo también forma parte de la denominada “generación del pulgar”, término con el que bautizó esta generación la escritora y filósofa Sadie Plant, directora de la Unidad de Investigación de Cultura Cibernética de la Universidad de Warwick (Reino Unido). Horas de entrenamiento en consolas y miles de caracteres escritos desde nuestros teléfonos móviles han convertido a nuestros pulgares en auténticos instrumentos de precisión.

Este cambio también afecta al cerebro. Se crean más conexiones neuronales para poder llevar el control de los dedos. ¿Estamos creando una generación más inteligente? Dale el móvil a un niño pequeño y verás cómo lo maneja. Hasta en Japón los menores de 25 años se hacen denominar “la tribu del pulgar”.

Como todo no podía ser bueno, se deben tener en cuenta las lesiones musculares y las atrofias producidas por un uso abusivo de nuestros dedos. Más complicado es el tema de insomnio, la tensión o la dependencia que se crea con tanto aparato electrónico.